El Grupo Barraqueiro niega la compra de los coches Talgo

El grupo empresarial, propietario de Fertagus y de B-Rail, desmiente la noticia que asegura la compra de 10 trenes Talgo VI por 300 millones de euros a Renfe. Una operación cuyo valor hubiera sido más elevado que comprar trenes de alta velocidad de primera mano.

Noticia de . por

El grupo de empresas de transporte portugués Barraqueiro, propietario de la nueva operadora B-Rail, ha negado formalmente la adquisición de 10 trenes Talgo a Renfe. Una operación valorada en 300 millones que fue anunciada por ABC y de la que Trenvista se hizo eco.

Ni compra ni propuesta de compra

Según la empresa, no se ha comprado ninguna composición Talgo ni se ha formalizado una propuesta de adquisición.

El grupo anunció hace unos meses la creación de la nueva operadora ferroviaria de viajeros B-Rail. Que en un futuro competirá con CP (Comboios de Portugal) en el trayecto Oporto-Lisboa, con extensiones a Braga y Faro.

En concreto, según la solicitud enviada a la AMT (Autoridad de la Movilidad y de los Transportes), la operadora pondrá doce trenes por sentido y día entre Oporto y Lisboa. De esos doce, tres continuarían el recorrido desde Oporto hasta Braga y dos trenes por sentido y día irían desde Oporto hasta Faro.

Entre las dos ciudades más importantes de Portugal el tiempo de viaje previsto es de 2 horas y 41 minutos. Gracias al uso de locomotoras de la serie 5600 y coches de viajeros capaces de alcanzar los 190 km/h. Sin embargo este tiempo de viaje podría no ajustarse a la realidad ya que es 9 minutos inferior al Alfa Pendular más directo; un tren que alcanza los 200 km/h.

Según se publicó en Publico.pt, para cumplir con estas condiciones el material más idóneo serían los coches Talgo VI de Renfe, que pueden circular a la misma velocidad que los Alfa Pendular de CP.

Sin embargo por el momento no hay negociaciones oficiales entre el grupo Barraqueiro, también propietario de la operadora ferroviaria Fertagus, ni Renfe.

No obstante, el precio de 300 millones de euros es tremendamente elevado para trenes de segunda mano ya amortizados. Supondría que cada composición tendría un precio de 30 millones de euros.

Para comparar, a ILSA cada unidad de la serie 109 le ha costado 34 millones de euros. Por su parte, cada Talgo Avril le ha costado a Renfe 22,5 millones de euros; una cantidad muy inferior a la que según ABC costaría cada Talgo VI de segunda mano.

0 0 votes
Puntuación del artículo
Suscríbase a los comentarios
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments