La UT 104 en Talca, haciendo el primer servicio Expreso Maule de la historia. Foto: Ignacio Olmedo Godoy.

¿Realmente hay que suspender el Expreso Maule?

OPINIÓN.- La noticia ferroviaria de la semana en Chile ha sido la suspensión por 6 meses del servicio Expreso Maule que une diariamente Santiago con Linares, orientado al transporte de personas que viven en la capital. Se hace avisando con tan sólo 6 días de margen, sin ofrecer un servicio alternativo… Ni dar muchas explicaciones. Otra vez predomina la sensación de que EFE (matriz de Tren Central) prioriza a los santiaguinos frente al resto de ciudadanos.

PUBLICIDAD
La UT 104 en Talca, haciendo el primer servicio Expreso Maule de la historia. Foto: Ignacio Olmedo Godoy.
La UT 104 en Talca, haciendo el primer servicio Expreso Maule de la historia. Foto: Ignacio Olmedo Godoy.

El trasfondo de la suspensión

El motivo por el que los maulinos y los habitantes de la VI Región no podrán utilizar el Expreso Maule -al menos hasta enero de 2016- son las obras de mejora de la vía férrea necesarias para poner en marcha el nuevo tren rápido Santiago-Rancagua, que tan sólo afectan al tramo Santiago-Nos.

Debido a su gran complejidad y a que afectan a las vías actuales, para agilizar los trabajos es preciso cortar el servicio ferroviario a lo largo del día, además de durante la noche. Por este motivo, desde febrero de 2014 los servicios Metrotren y TerraSur Chillán se vieron severamente recortados.

Ahora, con la suspensión del Expreso Maule, entre semana no habrá ningún tren que llegue salga o llegue desde Alameda desde las 9:10 hasta las 18:15, evitando la interrupción que hacía este servicio que llega a Santiago a las 10:27. El servicio de salida no supondrá ninguna mejora, ya que parte media hora después que un TerraSur a Chillán.

Una posible alternativa para el Expreso Maule

Lo más hiriente por parte de Tren Central es que un tren que recorre 310 kilómetros y transporte a cientos de personas deje de circular por obras en tan sólo un pequeño tramo final del servicio, que no llega a los 21km.

Y no ofrezca ninguna alternativa, dejando a los viajeros a merced de las empresas de buses que seguramente sacarán provecho. Actualmente, el pasaje en tren cuesta $3.800 frente a los $5.000 que sale el más barato en Tur Bus.

En Trenvista defendemos una mejor gestión del servicio ferroviario ya que, recordemos, atiende a personas que necesitan movilizarse. Por ello, siguiendo ejemplos de otros ferrocarriles en los que no se puede evitar un corte del servicio, proponemos una sencilla alternativa de transporte.

Transbordo a bus entre Buin y Alameda

Dado que el tren que en este momento interrumpe el servicio es el que va del sur al norte, se podría establecer un servicio de bus alternativo para transportar a los viajeros entre Buin y Alameda. El tren quedaría pendiente de continuar su viaje a Santiago hasta la tarde (podría hasta transportar viajeros, aumentando la oferta) para salir desde Alameda al día siguiente.

Si bien esto supondría un gran despliegue debido a la alta demanda y podría aumentar el costo del pasaje, los viajeros que realicen recorridos intermedios no sufrirían el corte del servicio y los que vayan a Santiago podrían completar su viaje en aproximadamente media hora, llegando antes que incluso con el propio tren.

Como conclusión, NO. No hay que suspender el servicio Expreso Maule. Simplemente adecuarlo a las necesidades puntuales.

PUBLICIDAD

Deja un comentario