Adif trabaja en la reapertura del tramo Cuenca-Utiel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Trabajos de retirada de árboles entre Cuenca y Utiel antes del deshielo. Foto cortesía de Adif.
Trabajos de retirada de árboles entre Cuenca y Utiel antes del deshielo. Foto cortesía de Adif.
  • El tramo Cuenca-Utiel de la línea convencional Madrid-Cuenca-Valencia permanece cerrado desde el 8 de enero.
  • Fuentes de Adif consultadas por Trenvista han informado de los problemas que se han encontrado y de los trabajos que se están realizando.
  • Todavía se están estudiando los riesgos de seguridad y no hay una fecha prevista para la reapertura.

Tal y como denunciamos hace unos días, desde el 8 de enero no ha vuelto a circular un solo tren de viajeros entre Cuenca y Utiel. Los efectos de las borrascas Filomena, Hortensense junto a otros temporales han hecho que este tramo de la línea convencional Madrid-Cuenca-Valencia permanezca suspendido durante ya 30 días.

Autoridades locales y colectivos tanto de usuarios como de aficionados al ferrocarril se han quejado de esta situación, que se ha llegado a tachar de cierre definitivo aprovechando las consecuencias del mal tiempo.

No se trata de un temor infundado. La falta de mantenimiento de la infraestructura y la reducción paulatina de los servicios llevan años activando las alarmas y varios municipios por los que pasa este ferrocarril están uniendo fuerzas para demandar su mejora.

Sobre la reducción de los servicios (que perjudica a la demanda), el por entonces Ministerio de Fomento estuvo a punto de asestar una herida mortal a esta línea al declarar como OSP sólo un tren por sentido y día entre ambas cabeceras. Era una de las decisiones incluidas en el «Plan de racionalización de Media Distancia» de 2012, aunque al final en mayo de 2013 se rectificó y quedaron 3 trenes por sentido y día que recorrieran la línea al completo.

Las dificultades a las que se enfrenta este tramo

Al igual que en muchas líneas, la borrasca Filomena forzó a suspender la circulación de trenes entre Aranjuez, Cuenca y Utiel. Sin embargo el regreso a la normalidad no fue tan rápido como en otras líneas. Entre Aranjuez y Cuenca se recuperó el tráfico ferroviario el 26 de enero, pero entre Cuenca y Utiel sigue suspendido.

Desde Trenvista nos hemos puesto en contacto con Adif para preguntarles por esta situación.

Tal y como nos ha contado la empresa responsable de la infraestructura, los problemas de este tramo van más allá de los árboles que se han caído a la vía.

La acumulación de nieve, la lentitud con la que se ha producido el deshielo sumado a rachas de viento que han superado los 100 km/h han desestabilizado los terrenos adyacentes a la vía y sobre los que se asienta, provocando deslizamientos en taludes de trincheras y terraplenes.

Uno de los puntos de la vía en los que hay riesgos de desprendimiento. Foto cortesía de Adif.
Uno de los puntos de la vía en los que hay riesgos de desprendimiento. Foto cortesía de Adif.

Tal y como se puede comprobar en esa fotografía, los deslizamientos han causado más daños que la obstaculización de la línea con tierra y rocas. La posibilidad de nuevos desprendimientos que pongan en peligro la seguridad de viajeros y trabajadores es una realidad. Junto con la caída a la vía de más árboles que han quedado en una situación muy delicada.

Además el balasto ha quedado muy contaminado, por lo que puede perder efectividad a la hora de asentar la vía, y algunas cunetas se encuentran obstruidas.

En este momento, aparte de la retirada de los obstáculos que hay en la vía, Adif está trabajando en detectar y analizar todos los riesgos de seguridad que hay en la infraestructura para determinar los trabajos que hay que hacer para restablecer el servicio sin riesgo de accidentes.

Trabajos de inspección de la línea. Foto cortesía de Adif.
Trabajos de inspección de la línea. Foto cortesía de Adif.

Consecuencia de la falta de mantenimiento

Si bien Adif no se ha pronunciado al respecto, los desperfectos causados entre Cuenca y Utiel son consecuencia del escaso mantenimiento que ha recibido esta infraestructura.

Los desprendimientos en taludes y terraplenes, que son los causantes de los principales problemas del tramo, son por lo general evitables mediante la protección de los mismos, como sucede en otras líneas o incluso en el tramo que está abierto de esta misma línea.

Además, este es uno de los pocos tramos de la RFIG que mantiene el carril de 45 kg/m embridado (desde hace décadas en las líneas convencionales se usa carril de 54 kg/m soldado) sobre traviesas de madera, que en el mejor de los casos han sido sustituidos por retales reutilizados de otras líneas.

Fotografía difundida por Compromís para denunciar la suspensión del servicio.
Fotografía difundida por Compromís para denunciar la suspensión del servicio.

Cabe esperar que esta situación, que en el año europeo del ferrocarril ha puesto en relieve el mal estado de la infraestructura y sirva para que Adif planifique trabajos de mejora integral que, aparte de mejorar la seguridad, el confort y la fiabilidad prevengan futuras suspensiones del servicio y reduzcan los tiempos de viaje. Como se ha demostrado en otras líneas, la demanda sólo aumenta si se mejora la oferta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar sesión en Trenvista