Un tren de Ouigo se detiene en Cetina por un fallo de catenaria

El tráfico estuvo interrumpido durante cuatro horas y hay indicios de que no fué un «enganchón» en la catenaria.

de . por

Un tren de Ouigo que circulaba ayer entre Madrid y Barcelona se quedó detenido ayer horas en Cetina, Aragón, por un fallo en la catenaria. Durante la espera hasta que llegara un tren de rescate, de unas 4 horas, algunos viajeros abandonaron el tren bajo la supervisión de la Guardia Civil y personal de seguridad de Adif Alta Velocidad.

No obstante, a diferencia de lo comunicado por otros medios, por el momento no se puede culpar a Ouigo del fallo en la catenaria ni de la consecuente suspensión del tráfico ferroviario que afectó a varios trenes de la propia operadora y de Renfe.

El incidente se produjo sobre las 14:35 en el tren 06741, que sale de Puerta de Atocha media hora antes. Si bien se está desarrollando una investigación acerca de lo sucedido, las primeras sospechas apuntaban a un «enganchón» del pantógrafo en el hilo de contacto de la catenaria. Un tipo de incidente relativamente común que ayer también se dio en una estación de la red convencional. Y que puede tener como origen, entre otros, un mal mantenimiento del vehículo o de la catenaria.

El hilo de contacto podría haberse soltado antes de la llegada del tren

Sin embargo se abre paso la teoría de que el hilo de contacto se hubiera soltado antes del paso del tren. Causando que golpeara al techo de toda la composición y se enrollara de esa manera sobre el testero trasero.

Fuentes cercanas aseguran que la caída del hilo de contacto justifica el golpe que sufrió la cabeza delantera. Además, según los viajeros se oyeron golpes a lo largo de todo el tren.

Dado que estos trenes utilizan su pantógrafo trasero y el delantero ha quedado intacto como se puede observar en alguna foto, esta teoría cobraría peso. Por lo que lo sucedido podría no atribuirse a la operadora ni al propio tren.

No obstante, será la investigación, llevada a cabo por un equipo de expertos en accidentes ferroviarios, la que determinará con exactitud qué es lo que ha sucedido y, en especial, cómo evitar que vuelva a pasar.

A raíz de este incidente el tráfico entre Ariza y Alhama de Aragón de la LAV Madrid-Barcelona quedó suspendido hasta las 18:30, cuando se reanudó en vía única tras rescatar a los viajeros del tren afectado.

Los viajeros del Ouigo detenido por avería en la catenaria se bajaron a la vía

Aparte de la suspensión del tráfico, el fallo en la catenaria interrumpió el suministro eléctrico al tren. Por lo que los equipos de aire acondicionado se quedaron sin funcionar. Quejándose los viajeros de estar en una «sauna» ya que los trenes de alta velocidad no tienen sistemas de ventilación natural y en el exterior hacía una temperatura de 35 ºC.

Desde un primer momento los tripulantes y el maquinista pidieron no abrir las puertas del tren y en ningún caso bajar a la vía. A pesar de los avisos, tras un largo rato, algunos viajeros comenzaron a abrir las puertas del tren para ventilarlo.

Posteriormente algunos de estos viajeros abandonaron el tren cruzando la otra vía para llegar a un descampado.

Si bien parece que fue iniciativa propia de estas personas y es una conducta peligrosa, en el vídeo se ve que la evacuación se produjo bajo la supervisión de vigilantes de seguridad de Adif y trabajadores de Ineco desplazados hasta la zona. Llegando incluso a bajar las maletas por solicitud del personal.

Gracias a las stories de Instagram publicadas por el influencer Michael Chenlo y la representante Sara Guzmán Rodríguez, podemos reproducir cómo fue la experiencia vivida por los viajeros.

Sin embargo, para facilitar el transbordo al tren de rescate, los viajeros fueron subidos de nuevo al tren. Finalmente, tras aproximadamente tres horas de espera, pudieron reanudar su viaje hacia Barcelona.

5 2 votes
Puntuación del artículo
Suscríbase a los comentarios
Notificar de
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Inline Feedbacks
View all comments
Claudio

Si el maquinista da unas normas son para cumplirlas no para hacer lo que sale de los cojones. Si los pasajeros están puteados, más puteado está el maquinista y el personal ferroviario.