Reabre la estación de Gran Vía, conectada con Cercanías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Nuevas puertas de control de acceso en la estación de Gran Vía. MIGUEL BUSTOS.
Nuevas puertas de control de acceso en la estación de Gran Vía. MIGUEL BUSTOS.

El pasado viernes 16 de julio terminaron más de 3 años de obras para transformar la estación de Gran Vía del metro de Madrid en un importante nodo de transporte con conexión a la red de Cercanías. Después de 1.061 días cerrada al público, la céntrica estación ubicada en la Red de San Luis volvió a recibir viajeros.

Unas obras que han durado el triple de lo previsto

Cuando el 20 de agosto de 2018 se cerró al público para iniciar el grueso de unas obras que llevaban varios meses en marcha, la estación de Gran Vía servía para llegar a la confluencia de la calle homónima con Montera, Hortaleza y Fuencarral. Y hacer transbordo entre las líneas 1 y 5 en la única estación en la que coinciden.

En ese momento la previsión era que el cierre durara 12 meses y la inversión total fuera de 17,3 millones de euros. El hallazgo de varios restos de la estación original diseñada por Antonio Palacios (cuya existencia había sido advertida previamente) causó la paralización de las obras, que sufrieron otros contratiempos y gastos adicionales.

Así, el pasado viernes la nueva estación de Gran Vía se hizo una realidad. Dos años después de lo previsto y con un sobrecoste de 4 millones de euros. Convertida en una estación 4.0 por la modernidad de sus máquinas de venta de billetes y puertas de control de acceso y conectada a la estación de Cercanías de Sol. De tal forma que los viajeros de la línea 5 podrán cambiar rápidamente al tren de corta distancia.

También se han modernizado los andenes de las líneas 1 y 5 y se ha mejorado la accesibilidad, mediante la instalación de ascensores. Además, se ha recuperado un elemento histórico. El templete diseñado por Antonio Palacios para albergar los ascensores originales. Eso sí, no es el original sino una réplica fidedigna que aloja un ascensor moderno que une la calle con el vestíbulo inferior.

Templete en la estación de Gran Vía. MIGUEL BUSTOS.
Templete en la estación de Gran Vía. MIGUEL BUSTOS.

Así es la nueva estación de Gran Vía

La superficie de la estación ha pasado de los 900 m2 a los 2.000 m2 gracias al nuevo vestíbulo. Que sirve para conectar los pasillos de acceso a los andenes del metro con el pasillo que une la estación con la de Cercanías.

El vestíbulo está repartido en 4 niveles, como puedes ver en el vídeo que hay más abajo.

Primero se entra a un primer nivel que sirve de entrada, tras el cual hay que bajar al segundo para poder acceder al metro. Está a la altura del antiguo vestíbulo, que sale a los lados pares de la Gran Vía, que se ha mantenido al completo.

Para ir a Cercanías toca bajar dos niveles más. En el intermedio, una entreplanta, se han puesto una exposición permanente de objetos arqueológicos que se han descubierto durante la obra. Finalmente en el cuarto y último subsuelo hay otro acceso al metro y se inicia el pasillo que llega a la estación de Sol de Cercanías.

Aprovecha una galería ya construida en 2009 al norte de la estación y que Adif ha finalizado para ser usada por el público.

Esta noticia la hemos ofrecido gratis.

Y queremos seguir publicando todas las noticias en abierto para que todo el mundo pueda estar al día de la actualidad del ferrocarril con rapidez, rigor e independencia.

Para seguir publicando más y mejor contenido necesitamos tu ayuda. Si te suscribes a Trenvista nos ayudarás a mantenernos y crecer. Y disfrutarás de ventajas como acceder a reportajes de pago, a la futura revista digital y a una newsletter premium.

Temas:
Empresas: ,
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar sesión en Trenvista