Arrollados 3 jóvenes que pintaban grafitis en un tren

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Pintar grafitis en trenes es una actividad delictiva que conlleva un riesgo del que muchas veces no se habla. Foto: Manuel Faisco.
Pintar grafitis en trenes es una actividad delictiva que conlleva un riesgo del que muchas veces no se habla. Foto: Manuel Faisco.
  • Junto a las tres víctimas, habría habido 2 jóvenes más que huyeron antes de que llegaran las autoridades.
  • Los tres jóvenes fallecidos tenían entre 18 y 20 años.
  • Habrían estado practicando la técnica conocida como backjumping: acciones relámpago en trenes que paran en una estación mientras están en servicio.
  • Este tipo de acciones, penadas en España y Portugal, son demasiado habituales.
Pintar grafitis en trenes es una actividad delictiva que conlleva un riesgo del que muchas veces no se habla. Foto: Manuel Faisco.
Pintar grafitis en trenes es una actividad delictiva que conlleva un riesgo del que muchas veces no se habla. Foto: Manuel Faisco.

La muerte de 3 jóvenes (2 españoles y un portugués) en las cercanías de Oporto certifican de nuevo el peligro que supone pintar grafitis en los trenes.

Accidente mortal en Portugal

Todo ocurrió el pasado lunes 7 de diciembre cuando, sobre las 20.45 horas, un grupo de jóvenes realizaba grafitis a un tren en el distrito de Aguas Santas, en Maia (Portugal).

Tres de ellos, un portugués y dos españoles, fueron arrollados por un tren que circulaba entre las estaciones de Campaña (en Oporto) y Ermesinde (Valongo).

Según algunas fuentes de información, dos de las víctimas habrían sido arrastradas por el tren 200 metros, mientras que la tercera habría sido golpeada y lanzada a un lado de la vía.

Las autoridades portuguesas creen que el grupo de grafiteros habría estado compuesto por dos personas más, que habrían huido en el momento del accidente.

Los fallecidos españoles eran dos jóvenes madrileños de 18 y 20 años.

Pintar grafitis en trenes: una actividad peligrosa

Generalmente, cuando se habla del vandalismo en los trenes, especialmente en el referido a los grafitis, se hace alusión a los daños materiales que se producen, ya que normalmente no hay que lamentar víctimas. Sin embargo, sucesos como estos nos recuerdan que esta actividad delictiva (que está penada tanto en España como en Portugal) conlleva un riesgo muy alto para quien la practica.

En este caso, parece que los jóvenes fallecidos estaban realizando lo que se conoce como backjump: una acción rápida en la que se pintan trenes operativos mientras realizan sus habituales paradas en las estaciones.

Generalmente este tipo de acciones las realizan con el rostro cubierto para no ser identificados, ya que las «hazañas» casi siempre se graban y van a parar a la red.

Fuentes: El País, El Mundo, El Economista y Observador.pt.

Esta noticia la hemos ofrecido gratis.

Y queremos seguir publicando todas las noticias en abierto para que todo el mundo pueda estar al día de la actualidad del ferrocarril con rapidez, rigor e independencia.

Para seguir publicando más y mejor contenido necesitamos tu ayuda. Si te suscribes a Trenvista nos ayudarás a mantenernos y crecer. Y disfrutarás de ventajas como acceder a reportajes de pago, a la futura revista digital y a una newsletter premium.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar sesión en Trenvista