El GSM-R ha conseguido consolidarse como principal sistema de comunicación del ferrocarril, pero en el futuro tendrá que enfrentarse a diferentes retos. Foto: Matt Buck.

¿Cuál es el futuro del GSM-R?

Hoy, en Pinceladas, te contamos todo lo que pasó en la conferencia bianual sobre el GSM-R que la Unión Internacional de Ferrocarriles (UIC) organizó hace unas semanas en París. Los temas más importantes que se trataron, los logros alcanzados y los retos de futuro que se definieron.

PUBLICIDAD
El GSM-R ha conseguido consolidarse como principal sistema de comunicación del ferrocarril, pero en el futuro tendrá que enfrentarse a diferentes retos. Foto: Matt Buck.
El GSM-R ha conseguido consolidarse como principal sistema de comunicación del ferrocarril, pero en el futuro tendrá que enfrentarse a diferentes retos. Foto: Matt Buck.

Larga vida al GSM-R

En la conferencia de este año en París, se hizo un repaso del éxito del GSM-R como sistema global, advirtiendo también de que existen aún ciertos problemas que se deben resolver, como los relativos a la seguridad, las interferencias con las redes 3G y 4G de telefonía móvil o la evolución de sistemas que acabarán reemplazando al GSM-R en el futuro.

En este sentido, la industria ha decidido apoyar a los sistemas GSM-R hasta 2030, aunque eso no significa que no se vayan a producir cambios hasta entonces. De hecho, lo que sucederá es que este sistema seguirá funcionando incluso cuando se desarrolle una tecnología sustitutiva, lo que podrá crear ciertas incompatibilidades en las redes.

Las ponencias más interesantes

Quizá una de las ponencias más interesantes y más ilustrativas fue la que comparaba las redes GSM-R de dos países bien distintos: Austria y China. Decimos bien distintos porque el gigante asiático cuenta con la mayor red GSM-R del mundo (33,750km) mientras que el país alpino tiene “sólo” 3.200km.

En la ponencia no sólo se habló de los beneficios del uso del GSM-R (reducción de costes o apoyo al ETCS de nivel 2, entre otras cosas), sino que se habló del futuro, y de la posibilidad de establecer una frecuencia común para todos los países.

El sistema GSM-R instalado en la abina de un Siemens D9009. Foto: Joshua Brown.
El sistema GSM-R instalado en la abina de un Siemens D9009. Foto: Joshua Brown.

Conseguirlo sería un cambio importante que sin duda beneficiaría la interoperabilidad reduciendo costes, pero es altamente improbable.

Por otra parte,  en el Congreso Mundial de GSM-R también hubo espacio para hablar de ciberseguridad, un tema que está a la orden del día.

De la sesión, centrada en los ciberataques a la señalización y a los sistemas de comunicación (cada vez más frecuentes con la expansión del sistema ERTMS), se encargó Virginie Deniau, profesional del IFSTTAR (Instituto Francés de Ciencia y Tecnología del Transporte, Desarrollo y Redes).

Deniau centró la ponencia en el proyecto que coordina, denominado SECRET (Seguridad del Ferrocarril contra Ataques Electromagnéticos). En ella explicó que SECRET evalúa las consecuencias de los ataques electromagnéticos en la infraestructura ferroviaria para desarrollar medidas preventivas y de recuperación así como soluciones que protejan y refuercen la seguridad de la red.

Las interferencias, principal enemigo del GSM-R

Uno de los principales retos del sistema GSM-R es solucionar las interferencias que se crean con las redes públicas 3G y 4G, que están sustituyendo al GSM en la banda de 900MHz. Y es que, cuando los transmisores de las redes móviles públicas se sitúan cerca del ferrocarril y el GSM-R está más lejos, la transmisión se bloquea irremediablemente.

Cuando las redes públicas funcionaban con GSM, las interferencias se resolvían mediante la coordinación (cambiando de canal, por ejemplo), pero con la llegada del 3G y 4G, ya no se puede hacer así. Por eso, se ha elaborado una lista con las posibles soluciones al problema:

  • Mejorar los transmisores de la red pública con la incorporación de filtros que reduzcan las interferencias;
  • Aumentar la potencia de las estaciones base de GSM-R o el número de ellas (aunque es una solución cara y no siempre práctica);
  • Mejorar los receptores móviles de los trenes con mejores antenas (esto podría no solucionar totalmente el problema);
  • Incorporar filtros internos o externos en el tren, lo que resolvería el problema pero es costoso y generaría otros inconvenientes secundarios;
  • Cambiar el receptor móvil de los trenes o, cuando fuese suficiente, la unidad de radio.

 

Fuente: Rail Engineer.

PUBLICIDAD

1 comentario en “¿Cuál es el futuro del GSM-R?

Deja un comentario