Conociendo la estación de Kioto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

Esta semana visitamos la controvertida estación de Kioto, para muchos símbolo de modernidad y para otros monstruosidad que perjudica a la estética tradicional de la ciudad.  Sigue leyendo, que te lo contamos todo.

Interior de la estación de Kioto. Foto: Alex Chen.
Interior de la estación de Kioto. Foto: Alex Chen.

Una corta lección de historia

El ferrocarril llegó a la ciudad japonesa de Kioto en 1877, cuando el emperador Meiji inauguró la primera estación de la ciudad. La estructura sencillísima fue sustituida en 1914 por un edificio de estilo neoclásico que en la década de los 50 fue devastado por un incendio. Fue entonces cuando se creo otra estación, en ese caso de estilo funcionalista.

Imagen del incendio de 1950 que arrasó la estación de Kioto de estilo neoclásico. Foto: KAMUI.
Imagen del incendio de 1950 que arrasó la estación de Kioto de estilo neoclásico. Foto: KAMUI.

Pero la que analizaremos hoy, la actual estación de Kioto, data de 1997, cuando se inauguró coincidiendo con la conmemoración del 1200º aniversario de la fundación de la ciudad.

La estación de Kioto, centro de la polémica

Desde que se pusiera en marcha, el proyecto de la nueva estación de Kioto desató críticas por parte de muchos ciudadanos, ya que el diseño de Hiroshi Hara rompe por completo con la estética tradicional de la ciudad.

Aquí debe apuntarse que Kioto conserva gran parte de su patrimonio histórico porque no sufrió bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, así que intentan preservarlo al máximo.

Una de las fachadas de la estación de Kioto. Foto: Adriano.
Una de las fachadas de la estación de Kioto. Foto: Adriano.

Sin embargo, la estación de Kioto es un edificio de 70 metros de altura y 470 metros de largo con claro estilo futurista, lo que a muchos aún indigna. Pero quizá lo más grave es que para construir el edificio se ignoró la ley que fijaba la altura máxima de las edificaciones de la ciudad, algo que desde entonces han hecho otros edificios siguiendo la estela de la estacíon.

Sea como fuere, lo cierto es que la estación de Kioto es uno de los centros neurálgicos de la ciudad y una de las más grandes del país, con 15 vías para trenes convencionales y 4 para shinkansen.

Entrada principal de la estación de Kioto. Foto: Corpse Reviver.
Entrada principal de la estación de Kioto. Foto: Corpse Reviver.

Una estación a la japonesa

Quizá, lo que llama más la atención de la estación de Kioto es que sólo el 10% de la estructura es usada por la red ferroviaria. El edificio y sus anexos albergan también una estación de metro, un hotel, decenas de tiendas, restaurantes, bares y hasta unas galerías subterráneas.

Pero no sólo eso, ya que también se encuentra allí la oficina de turismo de la ciudad, un espacio dedicado a los eventos y hasta el museo de Astro Boy.

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir noticias de trenes en tu correo?

Suscríbete y, como mucho, cada semana recibirás la última hora del mundo del ferrocarril.

Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web

You have Successfully Subscribed!