El tren puede matar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

OPINIÓN.- Decir que el tren puede matar es un contundente enunciado que a más de uno le puede sorprender. Por lo evidente que suena, lo desconocido que resulta, lo explícito que es… Pero parece que es algo desconocido por muchas personas que, al menos, eso demuestran.

Esta semana, algunos medios internacionales se han hecho eco de la patada que recibió en la cara un muchacho de no se qué país por querer auto-grabarse un vídeo junto a la vía férrea cuando venía un tren.

Y no es que fuera un tren diseñado para dar patadas, sino que en el lateral izquierdo de la locomotora debía ir sentado un operario que no se esperaría que el joven se quedara quieto tras hacer caso omiso a las pitadas que el maquinista repetía insistentemente.

Sin lugar a dudas, este muchacho, que se identifica públicamente con el nombre de Jared Michael, no es consciente de que el tren puede matar, como vehículo pesado y difícil de detener que es. En este caso, tuvo suerte de que fuera el pie de una persona, pero si llega a ser la propia locomotora lo que le diera, quizás no hubiera subido el vídeo tan alegremente.

El tren puede matar también en los pasos a nivel

Vale que este titular puede ser una perogrullada del tipo «cuando no hay nubes y sale el sol es de día», pero a muchos se les olvida hasta que ya es demasiado tarde. Las prisas (que nunca son buenas) y la falta de cabeza muchas veces generan situaciones como esta:

Por los pelos, el ciclista pudo salvar incluso su vehículo; como en muchas otras ocasiones. Mismamente, anoche un maquinista me contaba que hace poco, cruzando un paso a nivel, la gente no dejó de cruzar rápido hasta última hora a pesar de las señales luminosas, la barrera bajada y las insistentes pitadas de la potente locomotora que remolcaba un tren nada ligero.

Sin embargo, esto no pasa siempre; hay veces que el jugar con fuego quema y no se tiene la suerte de poder contarlo. La gente habitualmente echa la culpa al paso a nivel. ¡Pero si la mayoría están más que señalizados y con barreras! Por lo tanto, el problema es de la gente que no sabe usarlos, los considera peligrosos y en muchos casos lucha por su costosa supresión.

A poca gente se le ocurriría decir que si alguien fallece atropellado cruzando una gran avenida con el semáforo en rojo, el problema es del paso peatonal.

Momento romántico en la vía

Otra experiencia, menos habitual, que me relataron fue el de una pareja tumbada en la vía viviendo su noche romántica ya que creían que no pasaban trenes. ¡Por supuesto que pasan! Quizás no tantos como de día, pero pasan.

Afortunadamente, no acabaron en la morgue porque el maquinista iba atento, pitó y pudo detener el tren a tiempo. No es, indudablemente, la mejor manera de aprender que, insisto, el tren puede matar.

Falta concienciación

Al menos en países como España, existe muy poca conciencia acerca del ferrocarril. Sobre los peligros de las calles y carreteras nos educan muy bien desde pequeños; pero el ferrocarril tiene un papel ridículo en este proceso de concienciación. Nadie enseña que el tren puede matar si no se convive bien con él. Y, de manera automática, cuando pasa la gente le echa la culpa al vehículo que mejor trazado tiene su camino.

Si bien es cierto que se hacen pequeñas campañas, es evidente que son insuficientes. Y es necesario que el Ministerio de Fomento, sus empresas y las entidades privadas que tienen que ver con el tren se pongan las pilas para que la sociedad conozca bien el ferrocarril, lo tome como algo cotidiano y se eviten situaciones fatales.

Con una buena educación, se lograría que la gente aprendiera a respetar al ferrocarril y que el tren puede matar, como hace este conductor en un paso a nivel en Borlänge, Suecia. Foto: Edaen.
Con una buena educación, se lograría que la gente aprendiera a respetar al ferrocarril, como hace este conductor en un paso a nivel en Borlänge, Suecia. Foto: Edaen.

Pero, siendo realistas, quienes nos gobiernan han mostrado en multitud de ocasiones que prefieren utilizar la supresión de los pasos a nivel y soterramientos como arma electoralista, en lugar de preocuparse realmente por la seguridad de los ciudadanos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos transformando Trenvista

Y hemos lanzado una campaña de crowdfunding

Trenvista está evolucionando en un medio de comunicación profesional, con un equipo de personas que se dediquen a publicar todos los días noticias, artículos, contenidos de entretenimiento… ¡Y mucho más!

Para conseguirlo necesitamos que nos eches un cable. ¿Te animas?

php shell marsbahis bahsegel betnano jojobet tester porno