En poco tiempo veremos un ICE de la DB junto a un inOui de la SNCF en la estación del Este de París. Foto: CellarDoor85.

SNCF reemplazará la marca TGV por inOui

En poco tiempo veremos un ICE de la DB junto a un inOui de la SNCF en la estación del Este de París. Foto: CellarDoor85.
En poco tiempo veremos un ICE de la DB junto a un inOui de la SNCF en la estación del Este de París. Foto: CellarDoor85.

El pasado viernes la SNCF hizo un anuncio que pilló por sorpresa a todo el mundo. A partir del 2 de julio comenzará el reemplazo de la mítica marca TGV por inOui, en el marco de una estrategia de marketing que busca aumentar la demanda en 14 millones de viajeros.

PUBLICIDAD

Además, el cambio de nombre conllevará algunas mejoras en el servicio TGV clásico, como la disponibilidad de WiFi en todo el trayecto. Las críticas no se han hecho esperar, pero la SNCF ha sabido defenderse.

La nueva inOui

La nueva marca expande la estrategia de utilizar Oui (sí en francés) en los nombres comerciales de la SNCF. Actualmente se emplea en Ouigo (TGV de bajo coste), Ouibus (autobuses) o el portal oui.sncf que reemplaza al clásico voyages-sncf.com.

Una línea con la que pretenden generar una imagen única, positiva y atractiva para aumentar el número de viajeros.

Los primeros trenes inOui comenzarán a operar la conexión de alta velocidad París-Burdeos desde el 2 de julio.

En esa fecha está previsto que se abra al público la LAV Sudoeste (LGV Sud Ouest) entre Tours y Burdeos. Se trata de una extensión de la actual LAV Atlántica que une París con Tours y que en un futuro (cada vez más lejano) podría llegar hasta Hendaya.

Esta ampliación permitirá ahorrar entre 70 y 100 minutos a los trenes que hagan la ruta completa, lo que incluye a los que conectan con España.

Si bien inOui es principalmente un cambio de marca, también incorporará algunas novedades en la explotación.

Aparcacoches opcional

Quienes deseen ahorrar tiempo aparcando su coche en la estación podrán contratar este servicio, que se cobrará aparte.

Intervención antes del embarque

El criticado modelo de Renfe, en el que se pide los billetes a los viajeros antes de subir al tren, desembarca en Francia.

Como en los aeropuertos, los usuarios de los trenes inOui deberán mostrar su billete en los controles de acceso antes de montar en el tren.

Esto acabará con la posibilidad de acceder a los andenes a quienes no vayan a viajar, por lo que despedirse en la puerta será cosa del pasado.

Sin embargo, SNCF argumenta que con este cambio el interventor del tren podrá centrarse en atender a los clientes durante el viaje.

WiFi en todo el recorrido

Por otro lado, todos los trenes inOui tendrán WiFi a bordo, de manera similar a los AVE Madrid-Sevilla que disponen del Renfe Play.

Relacionado: probando PlayRenfe, el servicio de WiFi y entretenimiento a bordo de los trenes AVE.

Reemplazo progresivo hasta 2020

Según anunció Gillaume Pepy, presidente del grupo SNCF, la marca se hará extensiva al resto de los servicios TGV clásicos durante los próximos 3 años.

La inversión en este cambio será de 2,2 millones de euros.

Las críticas no se han hecho esperar

El sorpresivo anuncio ha generado cierta polémica desde el primer momento.

Por un lado, se ha criticado eliminar una marca comercial tan mundialmente conocida y arraigada en la sociedad francesa. Un símbolo, además, de la historia industrial del país.

Por otro, han sido muchas las mofas sobre el nombre elegido. Y es que en francés la pronunciación de inOui e inuit (un grupo de población esquimal) es la misma.

¿Quién tiene más posibilidades de llegar a su hora? RT para el inuit y me gusta para el InOui dice el tuit. ¡Y la reacción de la gente lo dice todo!

Además, la gente se ha mofado de la política de usar Oui en todas las marcas. Al ser una iniciativa del que es Presidente de la empresa desde el Gobierno de Nicolas Sarkozy, hay quienes han hecho la broma de renombrarle Guillaume Pépoui.

Más allá de las bromas, hay usuarios que se han tomado más en serio el asunto. Y han creado una petición en Change.org para que no se haga el cambio. Solicitan que el dinero se invierta en mejorar la limpieza y la calidad del servicio.

SNCF justifica el cambio

Ante las críticas recibidas, la empresa ha sabido defenderse.

Sostienen que el nombre inOui ha sido elegido por los propios viajeros de los trenes TGV. Además, durante el estudio de mercado se valoraron otras marcas como OuiTGV.

Otro factor que se ha tenido en cuenta es que durante los últimos años parece que la reputación de la marca TGV ha ido cayendo, en especial por el aumento de precios sin una mejora proporcional en la calidad del servicio.

Con inOui la SNCF pretende ofrecer un servicio de alta calidad y gran reputación que complemente a la oferta de bajo coste. Una oferta que, por cierto, se va a ver incrementada de aquí a 2020.

Para ese entonces habrá 30 composiciones ofreciendo el servicio Ouigo, lo que supondrá que el 25% de la oferta de alta velocidad de la SNCF será de bajo coste.

La liberalización como trasfondo

Que se haya elegido 2020 como el año en el que finalice esta transición no es algo trivial.

En ese momento entrará en vigor en toda la Unión Europea la liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril. Por lo tanto, el objetivo es llegar a ese punto con una marca reconocida y de alta reputación que pueda hacer frente a la competencia de otras empresas privadas o públicas como la DB o incluso la propia Renfe.

Y es que en pocos años la operadora española tendrá una flota de 30 trenes de mayor capacidad que los TGV Dúplex. Compatibles con los 1.500 Vcc del sur de Francia. Algo que hace años parecía imposible. Es más, los temores de la liberalización antes estaban en el lado español, con la declaración de intenciones de la SNCF.

Relacionado: La SNCF busca prestar un servicio Madrid-Barcelona con TGV dúplex tras la liberalización.

Si bien el operador galo está a un paso de extender sus servicios hasta Madrid, Renfe también está a un paso de explotar el servicio Lyon-París; el más rentable de todos.

En un entorno de libre competencia, emplear la marca TGV tiene un gran inconveniente. Es que es un genérico. Literalmente significa Tren de Alta Velocidad. Y cualquier operador tendrá uno de esos para competir en este sector.

Es como si en España Renfe hubiera optado por la marca TAV (que se diseñó y estuvo a punto de emplearse, como comentan en La cabeza llena) en lugar de AVE. Tras la liberalización cualquier otra empresa podrá tener un tren de alta velocidad.

Pero en el caso francés este problema de marketing va más allá ya que el constructor Alstom ofrece modelos que emplean el nombre TGV.

Habrá que ver en un futuro en qué queda todo esto y verificar si la marca inOui arraiga tanto como las marcas TGV, AVE o ICE.

Fuentes: Libération, Le Figaro, Le Monde, Ladepeche.fr y Sud Ouest.fr

PUBLICIDAD

Deja un comentario