Maquinaria de vía para mantener un ferrocarril

Publicado el 14 de abril de 2015
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

Como hablábamos en el artículo anterior, una línea de ferrocarril consta de infraestructura y superestructura. Para garantizar que todo el conjunto esté en condiciones óptimas, es necesario que se realicen labores de seguimiento y mantenimiento exhaustivos. Una de las piezas fundamentales de este proceso es la maquinaria de vía, diseñada para facilitar todas las operaciones. ¿Conocías alguna de las que a continuación te enseñamos?

Unidad 592 de Renfe Cercanías circulando por una vía en proceso de renovación. Foto: Colomán García.
Unidad 592 de Renfe Cercanías circulando por un ferrocarril en proceso de renovación. Se puede apreciar el exceso de balasto tras haber sido tirado sobre la vía. Foto: Colomán García.

De forma continua se realizan controles y exámenes para comprobar el estado de todos los elementos que forman la línea. Dependiendo de sus resultados, se pone en marcha un programa de mantenimiento para corregir los defectos que se hayan encontrado.

Trabajos de forma manual

Hoy en día es prácticamente inexistente el mantenimiento de forma manual (salvo para el mantenimiento de la superestructura), aunque antiguamente era el único modo para el mantenimiento y la reparación de vía.

En los inicios del ferrocarril el mantenimiento era muy precario; sólo se buscaba cuidar la seguridad y que no se produjeran accidentes y descarrilamientos. Por lo tanto, sólo se practicaba sobre aquellas imperfecciones que comprometían la seguridad en la circulación.

Con el paso del tiempo, la tecnología avanzó y con ello la velocidad de los trenes y la búsqueda del confort para el viajero, por lo que llevó ha realizar exámenes periódicos del estado de todas las instalaciones y elementos ferroviarios.

Maquinaria de vía para renovación y mantenimiento

Hoy en día, el mantenimiento tanto predictivo como preventivo y correctivo se realiza con maquinaria de vía. Para comprender el cometido y la realización de estas obras, a continuación te hablamos de los procesos y maquinarias más importantes.

Auscultación de vía

Son revisiones realizadas para la detección de fallos en la infraestructura y superestructura. Los resultados de las revisiones determinan si hay que realizar reparaciones en las instalaciones.

Se llevan a cabo con trenes auscultadores que están formado por uno o varios coches de viajeros (o una unidad autopropulsada) en los que van instalados unos equipos informáticos para la auscultación de vía, carriles y en algunos casos también de catenaria.

Bateado de balasto

Bateadora de balasto en acción. Foto: Colomán García.
Bateadora de balasto en acción. Foto: Colomán García.

La circulación de trenes ejerce unas fuerzas que, con el paso del tiempo, desgastan y deterioran el asentamiento de la vía sobre el balasto. Al ocurrir esto, para minimizar los riesgos y mantener los niveles de confort, hay que levantar la vía, alinearla en su posición definitiva y batear la grava.

Todo esto se realiza con la bateadora; que es la primera maquinaria de vía en actuar sobre la superestructura en su proceso de mantenimiento. Agarra el carril con unas pinzas y a la vez penetra en el balasto unas paletas denominadas bates para compactarlo bajo las traviesas, con lo que la vía queda totalmente fijada.

Limpieza y sustitución de balasto

El balasto es uno de los elementos del ferrocarril que más degradación sufre debido a que debe resistir el paso de los trenes y está expuesto a las condiciones climáticas. Cuando deja de cumplir correctamente su función, por rotura, contaminación, erosión o abrasión, es preciso depurarlo mediante un proceso llamado desguarnecido.

La máquina encargada de realizar este proceso se denomina desguarnecedora. Automáticamente -y sin necesidad de levantar la vía- recoge todas las piedras, las filtra mediante cribas oscilantes, prepara la explanación y lo devuelve a su sitio. Si es mucha la cantidad retirada, es preciso reponer las piedras.

Distribución del balasto

Tren de balasto encabezado por la Alco 1601 en Chiva. Foto: Colomán García.
Tren de balasto encabezado por la Alco 1601 en Chiva. Foto: Colomán García.

Para evitar deformaciones en el carril, es necesario que el balasto esté bien distribuido y su cantidad sea suficiente. Para ello, se utiliza la perfiladora y/o el tren de balasto que se emplea después de la bateadora.

El primer paso para realizar la distribución del balasto se realiza desde el tren que lo transporta. Los operadores intervienen para que la piedra caiga sobre la vía y, a continuación, la perfiladora se encarga de hacer que quede correctamente distribuida. Además, para ahorrar recursos, hay sistemas que permiten el recogido automático de balasto para utilizarlo en otra zona donde haga falta.

Estabilización de la vía

Una vez realizados los procesos anteriores, las piedras de balasto no quedan correctamente asentadas. Antaño el asentamiento del balasto se realizaba aprovechando las fuerzas ejercidas por el propio paso de los trenes, pero esto suponía establecer limitaciones temporales de velocidad.

En la actualidad se emplea un tipo de maquinaria de vía conocida conocida como estabilizadora. Mediante vibraciones hace que las piedras se vayan colocando en su posición definitiva, otorgando la máxima estabilidad.

La renovación rápida de vía

Existe maquinaria de vía especializada en realizar una renovación rápida y completa de balasto, traviesas y raíles, conocida como TRR (Tren de Renovación Rápida). Su funcionamiento es impresionante y se puede aprender bien en el siguiente vídeo:

Otras labores importantes de mantenimiento

En el mantenimiento de una línea de ferrocarril, no todo está relacionado con la renovación de partes de la vía.  Si bien son muchas, para no alargar el artículo, a continuación conocerás tres de las más importantes:

  1. Vagoneta de mantenimiento de catenaria con castillete. Foto: Víctor Abel García.
    Vagoneta de mantenimiento de catenaria con castillete. Foto: Víctor Abel García.

    Conservación de la catenaria: es un factor muy importante para garantizar la fluidez de las circulaciones de trenes eléctricos. Para su inspección y reparación, se utilizan vehículos auscultadores y vagonetas de electrificación. La gran mayoría de estas cuentan contar con un castillete elevador en el techo.

  2. Control de vegetación: se realiza para evitar el crecimiento de la flora en la vía férrea y en sus alrededores, con el fin de evitar deformaciones en el terreno debido a su crecimiento entre la infraestructura y la superestructura de la vía así como prevenir incendios durante el verano. Para su eliminación, se utiliza un tren herbicida formado por vagones cisterna, algunos vagones taller y un coche vivienda para los operarios del tren.
  3. Liberación de vía: en casos de derrumbe, descarrilo de un tren o accidente. Es preciso abrir al tráfico lo antes posible la línea férrea. Esto se consigue gracias al tren taller. Está equipado con operarios, grúas y vagones taller para la rápida gestión del incidente.
0 0 vote
Puntuación del artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Suscríbete a los comentarios
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustaría saber qué piensas. Deja un comentario.x
()
x

Iniciar sesión en Trenvista