El metro de Madrid, una red de redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

El hecho de tener dos gálibos (ancho de trenes) distinto ya marcó una diferencia en los años 70, cuando se introdujeron trenes aptos para una mayor capacidad de transporte que los que había por entonces. Además, la longitud de los andenes también marca diferencias técnicas entre las líneas y que pueden dar problemas de incompatibilidad de trenes. Por último, desde 2001 y para rizar más el rizo, la introducción paulatina en algunas líneas de una tensión de catenaria distinta generó aún más diferencias entre líneas, llegando a generar una auténtica red de redes.

Dos trenes 2000 "Burbuja" de Gálibo estrecho a 600Vcc se cruzan en la estación Callao del metro de Madrid. Foto: IngolfBLN
Dos trenes 2000 «Burbuja» de Gálibo estrecho a 600Vcc se cruzan en la estación Callao del metro de Madrid. Foto: IngolfBLN

La longitud de andenes

Desde que en 1919 entrara en servicio la línea 1 entre Sol y Cuatro Caminos, se usaban trenes con una longitud máxima de 60 metros divididos en cuatro coches. Si bien durante los primeros cuarenta años este estándar era suficiente para todas las líneas, el aumento de la población (y su densidad) de la ciudad, así como la ampliación de la red, hicieron que se tuviera que optar por ampliar la longitud para permitir transportar más viajeros. Fue así como en los años 60, mientras la línea 1 crecía hasta Portazgo, se prolongaron sus andenes hasta los 90 metros para permitir trenes de 6 coches.

Esta misma longitud de andenes se aplicó también en la línea 5, cuyo primer tramo (Callao-Carabanchel) se inauguró en 1968. El hecho de permitir la circulación de trenes más largos no quería decir que fuera obligatorio, por lo que composiciones de cuatro coches podían verse en momentos de baja demanda, de la misma manera que en las otras líneas era común ver convoyes formados por dos vehículos. Posteriormente, en 2007, los andenes de la línea 3 también fueron extendidos hasta los 90 metros.

Los gálibos del metro de Madrid

Pese al éxito de la ampliación de los andenes a 90 metros, se vio que esta solución no iba a ser la mejor a largo plazo. Por ese motivo, en los años 70 se optó por hacer que por las nuevas líneas circularan trenes medio metro más anchos que los clásicos. De esa manera, se introdujo el gálibo ancho de 2,8 metros. Esta solución se aplicó inicialmente en las líneas 6, 7, 8 y 9 mientras que la 10, al ser el antiguo Ferrocarril Suburbano de Carabanchel, era de gálibo estrecho aunque en 2002 se transformó.

Esto generó una primera incompatibilidad ya que, si bien los trenes de gálibo estrecho podían circular en las otras líneas con estribos en las puertas, al revés era totalmente imposible aunque todos los trenes compartieran el ancho de vía de 1.445mm.

Tren de la serie 6000 de gálibo ancho en la estación de Concha Espina de la línea 9 del metro de Madrid. Foto: Barcex
Tren de la serie 6000 de gálibo ancho en la estación de Concha Espina de la línea 9 del metro de Madrid. Foto: Barcex

Tensiones de alimentación

Tradicionalmente, la tensión eléctrica con la que se alimentaban los trenes era de 600Vcc muy habitual en los tranvías antiguos. Sin embargo, con la incorporación a finales de los años 90 del sigo XX de trenes más potentes, con aire acondicionado y más servicios, se vio que esta diferencia de potencial era insuficiente debido a la gran intensidad de corriente que se necesitaba y sus problemas derivados. Para solucionarlo, se optó por implementar los 1.500Vcc, muy comunes en otros ferrocarriles, en las líneas nuevas y aquellas que se reformaran.

La nueva tensión en catenaria del metro de Madrid hizo que la diversidad de redes dentro de la red aumentara más aún, ya que los trenes antiguos no podían usar dicho voltaje y a la inversa lo pueden hacer pero sólo con prestaciones muy básicas para traslados en vacío. Los 1.500Vcc se instalaron primero en la nueva línea 8 (por entonces, Mar de Cristal-Barajas) en el año 2001 y luego en la línea 10 tras su transformación a gálibo ancho. Poco a poco otras líneas han ido transformándose al nuevo voltaje. Aunque la mayoría de trenes son monotensión, existen algunos preparados para circular bajo los dos voltajes.


Monográfico de la línea 8 del metro de Madrid producido por Ferro Vídeo

La situación actual de las líneas

Gálibo estrecho con andenes de 60 metros y electricidad a 600Vcc

  • Línea 4

Gálibo estrecho con andenes de 60 metros y electricidad a 1.500Vcc

  • Línea 2
  • Ramal Ópera-Príncipe Pío

Gálibo estrecho con andenes de 90 metros y electricidad a 600Vcc

  • Línea 1
  • Línea 5

Gálibo estrecho con andenes de 90 metros y electricidad a 1.500Vcc

  • Línea 3

Gálibo ancho con andenes de 110 metros y electricidad a 600Vcc

  • Línea 6 (preparada para pasar a 1.500Vcc cuando haya trenes nuevos suficientes)
  • Línea 9

Gálibo ancho con andenes de 110 metros y electricidad a 1.500Vcc

  • Línea 7
  • Línea 8
  • Línea 10
  • Línea 12

Gálibo ancho con andenes de 90 metros y electricidad a 1.500Vcc

En la última gran ampliación, con motivos presuntamente económicos, las líneas MetroNorte y MetroEste se hicieron con andenes de 90 metros de longitud en los que sobra espacio para trenes de cuatro coches pero falta para trenes de cinco, dándose una situación única en el metro de Madrid que, además, hace imposible que los trenes de las líneas 7 y 10 hagan el recorrido entero ya que no cabrían en las estaciones.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

2 respuestas

    1. ¡Gracias Pablo! Fue una pequeña confusión fruto de copiar y pegar el encabezado. ¡Solucionado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

medyum php shell, shell indir Buy Rick Simpson Oil Kenevir Yağı Kenevir Yağı instagram takipçi paketleri twitter takipçi paketleri