¿Por qué se produce el traqueteo de los trenes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

Las juntas de dilatación son las principales causantes del traqueteo de los trenes, como esta del ferrocarril británico de Bluebell. Foto: Les Chatfield.
Las juntas de dilatación son las principales causantes del traqueteo de los trenes, como esta del ferrocarril británico de Bluebell. Foto: Les Chatfield.

Como bien se expresa en dicho artículo, un ferrocarril no es más que un camino formado por dos carriles de hiero o acero paralelos. Y la cuestión es que los raíles no son infinitos ni deben serlo por razones puramente técnicas. Además de que un carril extremadamente largo es difícil de fabricar, almacenar, transportar e instalar, el acero (como cualquier otro metal) se dilata o contrae en función del aumento o disminución de la temperatura. Es decir, los carriles aumentan su tamaño cuando la temperatura es mayor y disminuyen cuando esta lo hace.

Por lo tanto, si se instalan dos carriles contiguos con una separación nula, en cuanto haga más temperatura que la del momento de la instalación, ambos podrían llegar a levantarse producto del fenómeno explicado antes. Para evitarlo, desde los inicios de este tipo de infraestructura, se aplican las denominadas juntas de dilatación. Son el principal motivo de por qué traquetean los trenes ya que su principio básico es dejar un hueco (cala) entre raíl y raíl a la hora de colocar la brida de tal manera que, cuando se dilaten, ocupen dicho hueco. El traqueteo se produce cuando las ruedas, también de acero, «chocan» con esos huecos. En este vídeo se puede apreciar bien el momento en el que se produce:

Saber la velocidad con el traqueteo

Para poder planificar bien la construcción de un ferrocarril, se utilizan carriles con características estandarizadas como la aleación, la densidad y la longitud. En España, por ejemplo, antiguamente la longitud de cada carril era de 18 metros. Por lo tanto, se sabía que con cada traqueteo se recorrían 18 metros. Si en un lapso de 10 segundos se cuentan el número de traqueteos y se hace la conversión de magnitudes, se puede saber con cierto error a qué velocidad viaja el tren.

¿Por qué ya no traquetean como antes?

Aunque sea muy clásico y a cualquier amante del ferrocarril o de los tiempos pasados le encante, lo cierto es que el traqueteo genera grandes problemas:

  • Mantenimiento: las juntas de dilatación se pueden ir soltando con el tiempo y hace falta tenerlas en buenas condiciones para garantizar la seguridad.
  • Velocidad: a no ser que el mantenimiento sea exhaustivo (y -por lo tanto- caro), la velocidad no puede ser muy elevada ya que el tren puede descarrilar.
  • Consumo energético: el choque con la cala genera fuerzas que interfieren con la del desplazamiento del tren.
  • Confort: una vía de carril embridado o discontinuo mal mantenida hace que el tren se balancee demasiado, lo que aumenta notablemente la incomodidad del viaje, como se puede ver en el minuto 3:40 del siguiente vídeo:

Para solventar estos problemas, se emplea el llamado carril soldado. Su principio es que, en lugar de unir los raíles con bridas dejando su correspondiente cala, directamente se sueldan creando un hilo continuo con juntas de dilatación en sus extremos, de tal manera que en las vías convencionales los trenes prácticamente no traquetean. En las líneas de alta velocidad, si bien se mantienen dichas juntas, son prácticamente imperceptibles debido a su evolucionado diseño.

Fuentes consultadas: Docutren, Centro Politécnico Superior de la Universidad de Zaragoza e Informes de la construcción (CSIC).

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

medyum php shell, shell indir Buy Rick Simpson Oil Kenevir Yağı Kenevir Yağı instagram takipçi paketleri twitter takipçi paketleri