Conociendo a fondo el cambio de agujas

El tren es solidario a su vía e inamovible de los raíles por los que circula. Entonces… ¿Cómo conseguimos que un tren entre en una vía u otra en una estación?, ¿cómo hacemos que se dirija a un destino u otro por la vía que corresponda?, ¿cómo puede adelantar un tren a otro por la vía de al lado y, luego, que este vuelva a su vía? Todas estas preguntas de logística se resuelven gracias al llamado cambio de agujas.

La locomotora 252-058 cruzando una diagonal.
La locomotora 252-058 cruzando una diagonal.

¿Qué es el cambio de agujas y como funciona?

Se trata de un aparato de vía, comprendido en la parte de la superestructura ferroviaria. Tiene la misión de desdoblar la vía, de tal manera que se genera una bifurcación (de una vía salen dos).

La tienda ferroviaria 15% de descuento

Elementos que lo componen:

  • Espadines: son unos carriles móviles que, según la posición que tengan, harán que el tren (circulando hacia la bifurcación) tome un camino u otro, empujando a la pestaña. Para ello, tan sólo uno de los dos espadines debe estar pegado al raíl principal ya que el otro debe dejar un espacio suficiente como para que pase la pestaña de la otra rueda del eje.
  • Corazón: es el punto en el que los raíles de las dos vías se juntan.
  • Contracarriles: elementos que evitan que se produzcan descarrilamientos al pasar por el corazón, ya que guía por dentro a la pestaña de la otra rueda del eje.
  • Accionamiento: todo cambio de agujas posee un mecanismo mediante el que se acciona el desplazamiento de los espadines. En los modernos suele ser eléctrico, aunque siguen quedando manuales mediante marmita o palancas accionadas a distancia desde una caseta de enclavamientos.

Elementos principales de un cambio de agujas.

En el argot ferroviario, cuando un tren llega al desvío por el lado del corazón, se dice que entra de talón. En el caso contrario, se dice que entra de punta. Salvo en un caso concreto que más abajo mencionamos, en ambos casos los espadines deben apuntar a la vía correcta. Si se entra de talón y los espadines apuntan a la otra vía, se produciría el denominado talonamiento que ocasionaría que se rompieran los elementos del cambio de agujas.

Tipos de de cambio de agujas

Desvíos

  • Sencillos: son los más simples y hacen que de una vía salgan dos, en forma de Y, aunque -como se aprecia en las ilustraciones- una de las vías continúa en recta. Combinando dos, permiten pasar de una vía a otra creando los denominados escapes.
    Cambio simple
  • Dobles o de tres vías: se instalan cuando el espacio del que se dispone es reducido, por no poder colocar más de un cambio de agujas seguido. Permite de una vía salgan tres; generalmente una recta y dos laterales.

Travesías

Las travesías son un cruce con uno o dos desvíos o, por definirlo de una manera sencilla, vías que se cruzan en X y permiten pasar de unas a otras.

  • Travesías de unión doble: teniendo en cuenta la forma de X, permite entrar por un extremo y salir por cualquiera de las dos que tenga de frente; es decir, por directa o por desviada.
  • Travesías de unión simple: están más limitadas ya que sólo permiten cambiar de vía en una de las dos mitades horizontales. Es decir, si el desvío afecta a la parte superior de la travesía en X, el tren puede continuar por directa o hacer un cambio de vía entre las vías superiores. En este caso, si el tren entra por el extremo inferior izquierdo, sólo podrá continuar por su misma vía.

Otros

  • Escape: enlaza dos vías paralelas. Se compone de dos desvíos sencillos, uno en cada vía enfrentados entre si, comunicándose estos dos por un pequeño tramo de vía en diagonal.
  • Cambio de agujas talonables: solucionan el problema del ya explicado talonamiento ya que están preparados para que los espadines se puedan mover y vuelvan a su posición inicial. Para ello, generalmente disponen de un resorte o muelle encargado de esa función. En el siguiente vídeo se puede ver un ejemplo de cómo funcionan:

  • Bretelle: son dos juegos de cambio de agujas de escape enlazados entre si, en medio de las dos vías. En el siguiente vídeo vemos dos trenes de vapor de 5 pulgadas circulando por una bretelle.

  • Diagonal: se trata de una vía dispuesta en diagonal sobre varias vías paralelas. Es una combinación de cambios de agujas que permite acceder desde la vía diagonal a cualquiera de las vías paralelas.
  • Haz: Se trata de una sucesión de cambios de agujas que dan acceso a varias vías paralelas.
  • Cambio de agujas de corazón móvil: en los corazones tradicionales existe una parte (en su punta) en la que la rueda pierde el contacto con el carril debido al hueco que debe quedar para que pasen las pestañas sea cual sea la posición del cambio. Esto a altas velocidades supone un gran inconveniente ya que el contacto rueda-carril ha de ser permanente. Por ello, para las líneas de alta velocidad se ha diseñado un cambio de agujas de corazón móvil que, por decirlo de alguna manera, agrega un tercer espadín en el propio corazón. De esta manera, al haber un guiado permanente, se evita también la necesidad de instalar el contracarril. En el siguiente vídeo de Adif se pueden ver a varios cambios de agujas de corazón móvil en acción.

Historia y evolución

Como bien decíamos al principio, el cambio de agujas nació a raíz de la necesidad de cambiar los trenes de una vía a otra.

Los primeros eran totalmente manuales por lo que hacía falta un tipo personal ferroviario, conocido como guardagujas, que los accionase. Adicionalmente, el guardagujas tenía la misión de engrasarlos y de informar de las anomalías que presentara.

Palancas de accionamiento mecánico de los desvíos, localizadas en un gabinete de circulación.
Palancas de accionamiento mecánico de los desvíos, localizadas en un gabinete de circulación.

Con el paso de los años se dio paso a la manipulación de los cambios de agujas a distancia desde cada estación, en la conocida como garita o gabinete de circulación. En este lugar se instalaban todos los mandos y enclavamientos para el accionamiento de cada cambio de agujas perteneciente a la estación. Su accionamiento era mecánico (por cables o cadenas) o hidráulico.

El nacimiento de la informática y las nuevas tecnologías, permitió que los cambios de agujas de varias estaciones fueran telemandados desde una sola estación o edificio desde los puestos de Control de Tráfico Centralizado. No obstante, en todos los países del mundo (España no es una excepción) siguen quedando sistemas totalmente manuales, incluso desde las mencionadas garitas de circulación.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

 

¿Quieres recibir noticias de trenes en tu correo?

Suscríbete y, como mucho, cada semana recibirás la última hora del mundo del ferrocarril.

Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web

You have Successfully Subscribed!