Ancho ibérico y otros 5 anchos de vía en España

El ancho ibérico, establecido en 1955, ha supuesto históricamente un grave problema de conexión con el resto de Europa, en donde el más usado es el ancho internacional. Pero no es el único ancho de vía que se ha usado en España. Actualmente hasta 6 distintos coexisten en el territorio nacional. A continuación te contamos cuáles son junto a los orígenes del mencionado error histórico.

La 269-205 en Martorell circulando por un ferrocarril con ancho ibérico y métrico gracias al tercer carril. Foto: Luis Zamora.
La 269-205 en Martorell circulando por un ferrocarril con ancho ibérico y métrico gracias al tercer carril. Foto: Luis Zamora.

Los anchos de vía españoles en la actualidad

El ancho de vía es una de las características que más determinan a un ferrocarril ya que de él dependen las características de sus trenes y la compatibilidad de los mismos con otras redes.

PUBLICIDAD

Históricamente, en España se han empleado bastantes en función del tipo de línea e, incluso, del propietario. Sin embargo, actualmente tan sólo se utilizan seis:

  1. 1.672 mm “ancho español”: se emplea en exclusividad en la línea 1 del metro de Barcelona, siendo el único ferrocarril que realmente emplea el ancho de vía establecido en el informe Subercase.
  2. 1.668 mm “ancho ibérico”: es el más extendido en la península y, por supuesto, en la RFIG (Red Ferroviaria de Interés General); lo que ha marcado la incompatibilidad con el resto de la red europea. Aparte de en los ferrocarriles convencionales gestionados por Adif, el ancho ibérico está implementado en la línea Lérida-La Pobla de Segur de FGC.
  3. 1.435 mm “ancho internacional”: es el empleado en la gran mayoría de los países europeos. En España se ha usado históricamente en algún ferrocarril secundario pero desde los 90 es el elegido para las líneas de alta velocidad. Además, el ancho internacional se emplea en la línea Barcelona-Vallés de FGC, en los metros de de Barcelona (sólo los explotados por TMB salvo la mencionada línea 1), Málaga y Sevilla; así como en los tranvías de Barcelona, Murcia, Sevilla, Parla, Vélez-Málaga, Tenerife y Zaragoza.
  4. 1.445 mm “ancho madrileño”: si bien es muy similar al internacional, este ancho de vía es el que utiliza el metro de Madrid y sus metros ligeros anexos. A nivel mundial, tan sólo es empleado en la Comunidad de Madrid y su origen tiene lugar en la extinta red tranviaria. Al parecer, hubo un error de 10 mm. al cambiar de unidades del sistema imperial británico, que ha perdurado hasta nuestros días.
  5. 1.000 mm “ancho métrico”: es el usado por la red de vía estrecha de Adif (ex FEVE), la gran mayoría de ferrocarriles autonómicos (FGC -salvo las mencionadas líneas del Vallés y de La Pobla de Segur-, FGV, Euskotren y SFM), en la línea Cercedilla-Cotos  y en algunos ferrocarriles mineros y turísticos.
  6. 914 mm: equivalente a una yarda inglesa, en la actualidad tan sólo se utiliza en el ferrocarril y tranvía de Sóller, en Mallorca.

    Comparativa de los anchos de vía utilizados en España.

El informe Subercase, el origen del ancho ibérico

En el año 1844, se publicó un estudio de viabilidad de la construcción de un ferrocarril en la Península Ibérica. En él participaron varios ingenieros, liderados por Juan Subercase.

Aparte de establecer criterios de financiación y otras medidas para potenciar la creación de líneas férreas, en el informe Subercase se estableció que el ancho de vía debería de ser de 6 pies castellanos (1.6716 mm o 1.672 mm redondeando). Era una aproximación a la española del ancho de 5 pies y 6 pulgadas (1.676 mm) inventado en el Reino Unido, mayor que el ancho Stephenson de 1.435 mm.

La elección de este ancho de vía se realizó debido a que, en teoría, permitiría tener a las locomotoras de vapor una caldera de mayor tamaño por lo que tendrían más potencia para enfrentarse a la difícil orografía española. Además, en aquella época el ancho Stephenson aún no se perfilaba como hegemónico.

El gran error histórico

El ancho ibérico no fue adoptado hasta 1955, tras firmarse un acuerdo entre RENFE y CP. Foto: Alberto de Juan.
El ancho ibérico no fue adoptado hasta 1955, tras firmarse un acuerdo entre RENFE y CP. Foto: Alberto de Juan.

Aunque rápidamente se vio que el razonamiento de la potencia de las locomotoras no era válido y la mayoría de ferrocarriles europeos establecieron los 1.435 mm como estándar, en la Ley General de Ferrocarriles de 1855 se mantuvieron los 6 pies castellanos. Un enorme error histórico que ha dificultado enormemente la circulación de trenes entre la Península Ibérica y Francia. No obstante, salvo en la actual línea 1 del metro de Barcelona, jamás fueron empleados. La influencia británica hizo que en la práctica en España se construyeran ferrocarriles a 1.674 mm.

Mientras tanto, en Portugal se buscó dar una continuidad a la red española por lo que se adoptó un ancho similar, de 1.664 mm, posiblemente por conversión a las medidas portuguesas. No fue hasta 1955 cuando, mediante un acuerdo entre RENFE y CP se creó el ancho ibérico definitivo, de 1.668 mm.

Algunos mitos sobre el ancho ibérico

  • Estrategia defensiva: aunque en el informe Subercase no se hiciera referencia a ello, históricamente se ha defendido que se optó por un ancho distinto al usado en Francia para evitar una nueva invasión.
  • Presión comercial: en aquella época, Reino Unido -país que invertía mucho en ferrocarriles extranjeros- estaba expandiendo el ancho de 1.676 mm allá donde podía y lo implementó en Argentina, Chile y La India. Hay quien sostiene que, como sucedió en Sudamérica, Subercase cedió ante una generosa oferta para comprar material sobrante de los ferrocarriles hindúes.
  • Presumir: otro mito acerca del ancho ibérico es que el tener una vía más ancha que otros países provocaría tendencia.
PUBLICIDAD

2 comentarios en “Ancho ibérico y otros 5 anchos de vía en España

Deja un comentario

 

¿Quieres recibir noticias de trenes en tu correo?

Suscríbete y, como mucho, cada semana recibirás la última hora del mundo del ferrocarril.

Nombre:
E-mail:

You have Successfully Subscribed!