Siente lo rápido que viaja el Maglev de Shanghái

En este vídeo de casi trenes publicado en YouTube por Barry Tech podemos disfrutar del recorrido completo del primer y único tren de levitación magnética (Maglev) de alta velocidad en servicio comercial. Se trata de la línea que une la ciudad de Shanghái con el aeropuerto de Pudong a la vertiginosa velocidad máxima de 431 km/h. ¿Quieres sentir cómo se ve? ¡Dale al play!

La tienda ferroviaria 15% de descuento

El Maglev de Shanghái al aeropuerto de Pudong

La línea tiene una longitud de 30,5 kilómetros y parte desde la céntrica estación de metro de Longyang Road. Llega al aeropuerto internacional de Pudong en un tiempo que ronda los 7:20 minutos, a una velocidad media de 249,5 km/h.

Emplea la tecnología desarrollada en Alemania para el finalmente cancelado Transrapid, siendo este el único lugar en el que se ha utilizado y se prevé utilizar. Y es que, pese a los bajos costes operacionales, su construcción tiende a ser mucho más cara que cualquier otro ferrocarril. De hecho, su construcción costó unos 1.000 millones de euros, a razón de 32,7 millones de euros el kilómetro en los que no se necesitó cruzar grandes accidentes geográficos.

Su construcción comenzó en enero de 2001, y se necesitaron tan menos de 3 años para recibir a sus primeros viajeros; el 11 de octubre de 2003. No obstante, no fue hasta abril de 2004 cuando se iniciaron las operaciones de manera formal, convirtiéndose en el único maglev en servicio comercial. Y es que, anteriormente, habían existido otros de baja velocidad en Europa y América pero ya no prestan servicio.

¿Cómo funciona la tecnología del Transrapid?

Uno de los trenes Maglev de Shanghái estacionado en Longyang Road. Foto: Tim Adams.
Uno de los trenes Maglev de Shanghái estacionado en Longyang Road. Foto: Tim Adams.

No es objeto de este artículo profundizar en el aspecto técnico, pero queremos que entiendas los principios que hacen funcionar la tecnología Transrapid empleada en el maglev de Shanghái. Se basa en las fuerzas electromagnéticas que pueden generar un efecto de atracción o de repulsión. De esta manera, gracias a los imanes situados tanto en la vía como en el vehículo se puede generar la levitación estable suficiente (de entre 8 y 12 mm) como para circular a grandes velocidades en perfectas condiciones de seguridad. Por lo tanto, la vía dispone de imanes en su superficie y en los laterales de tal manera que se pueda guiar a los trenes en las curvas.

La vía hace, además, de estátor del motor lineal con el que se propulsa el tren. Un motor lineal es aquel que, en lugar de generar un movimiento rotativo produce una fuerza lineal que permite que los trenes se deslicen sobre el campo magnético.

Si bien hasta ahora el Maglev de Shanghái es el único en servicio, recientemente Japón anunció que va a construir su primera línea entre Tokio y Nagoya aprovechando la vía de pruebas actual.

Fuente consultada: SMT.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

 

¿Quieres recibir noticias de trenes en tu correo?

Suscríbete y, como mucho, cada semana recibirás la última hora del mundo del ferrocarril.

Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web

You have Successfully Subscribed!