¿Por qué hay tan pocos viajeros?

Estrella Puerta del Sol Madrid-París con su vagón de Autoexpreso en Chamartín, 1992. Foto: Falk2.

Mañana 28 de diciembre el Consejo de Ministros del Gobierno de España aprobará la que se perfila como mayor supresión de servicios ferroviarios desde los años 80. Todos los trenes de Media Distancia que se consideren no eficientes serán suprimidos o sustituidos por autobuses, los reales eternos enemigos del tren -aunque se quiera ahora competir con el avión. Según la consultora pública Ineco, más de 50 servicios no alcanzan a cubrir el 20% de su coste con la venta de billetes; 43 de ellos registran una ocupación inferior al 10% y hay 328 estaciones cuyo número de viajeros no es superior a 5 al día.

No se puede negar la evidencia de que por España se mueve mucho hierro vacío, que hay líneas cuya explotación es realmente deficitaria por falta de viajeros y que en la medida de lo posible, bajo ninguna circunstancia económica, se debe permitir que haya servicios que causen pérdidas de dinero público. Mismamente, en 2011 mantener estos trenes en marcha supuso un gasto de 478 millones de euros, de los que sólo se recuperaron 190 mediante ingresos. Es decir, hubo 288 millones de euros de pérdida, equivalentes a 47.919 millones de pesetas.

Aunque son unas pérdidas irrisorias en comparación con otros derroches (64.000 millones de euros invertidos en alta velocidad hasta 2011) que se hacen y han hecho con el dinero público, como se puede ver en este episodio de Salvados titulado Cuando éramos ricos (que empieza hablando del ferrocarril y del AVE), lo cierto es que no se pueden permitir pérdidas y menos producto de trenes vacíos ya que no se produce ni si quiera una rentabilidad social. Pero la pregunta es, ¿cómo hemos llegado a esto?

¡Sigue leyendo!¿Por qué hay tan pocos viajeros?