El metro de Madrid parece un juguete para políticos

OPINIÓN.- Esta mañana, en Madrid nos hemos levantado con la noticia del tercer corte largo del MetroEste, el tramo interurbano de la línea 7, que lleva sólo 8 años en servicio. La notable mala planificación y pésima construcción de esta ampliación hace pensar que, realmente, el metro de Madrid es el juguete de un niño caprichoso y muy malcriado.

Boca de la estación Gran Vía del metro de Madrid. Foto: Alejandro Castro.
Boca de la estación Gran Vía del metro de Madrid. Foto: Alejandro Castro.

Un niño que sólo quiere que su juguete sea el mejor para fardar delante de sus amiguitos y decir “el mío es el mejor del mundo”. Total, no tiene otro fin pues sólo se acuerda del juguete y lo usa un rato cuando es nuevo o tiene algún cambio con el que poder presumir.

La tienda ferroviaria 15% de descuento

Por supuesto, para conseguirlo, le exige a su madre (en este caso, los ciudadanos) constantes mejoras y ampliaciones aunque para ello haya que dejar de cuidar a sus hermanos o incluso parar de comer. ¡Ah! Y, como es habitual, las quiere YA.

La madre, pensando que cumplir las exigencias del niño es lo mejor para todos, sigue malcriándolo. Total, realmente merece la pena que su hijo tenga el mejor juguete y así sentirse la mejor madre; algo que le hace olvidar las terribles consecuencias del consentimiento.

Por supuesto, si el juguetito se rompe por el motivo que sea, el niño trata de disimularlo o, excepcionalmente, dice que no ha sido culpa suya. Si da algún motivo de por qué se ha roto, acusa a alguien que no se puede defender y mamá, aunque se cabree, le da la razón y paga el arreglo.

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

Esto es exactamente lo que está pasando con el metro de Madrid; un medio de transporte esencial para la movilidad de millones de personas y que se ha convertido en un arma política. Desde 1999, tras la primera gran ampliación, se ha utilizado como una máquina de imprimir votos y se ha llevado a lugares en donde su construcción no tenía ninguna prioridad. Curiosamente, para favorecer a municipios en los que gobernaba otro partido político.

El problema para los ciudadanos es que estas ampliaciones no sólo se han hecho mal en el sentido de no seguir criterios técnicos o de usar un dinero que no teníamos (el endeudamiento generado por tantos kilómetros de metro es digno de ser estudiado aparte). A las pruebas me remito para afirmar que la construcción está mal realizada. Tal y como contamos, la mayoría de cortes por obras de mejora realizados este verano correspondían a tramos construidos hace menos de 20 años. En 2014, más de lo mismo aunque, en ese caso, las mayores afectadas fueron ampliaciones con sólo 11 años de uso.

El problema no sólo afecta a los usuarios

Si bien los viajeros del metro de Madrid pueden parecer los principales afectados por estas chapuzas obras mal realizadas, quienes pueden pagar más las consecuencias son los vecinos de los barrios agraciados. En el caso de esta suspensión de MetroEste, se ha decidido desalojar, de un día para otro, una guardería de San Fernando de Henares ante, suponemos, la posibilidad de derrumbamiento por la inestabilidad del terreno. Por lo que comenta un usuario comenta en Ecomovilidad, serán trasladados a un colegio abandonado con 46 años de antigüedad.

Además, en este municipio la llegada del metro ha causado desperfectos de importancia en la estructura de las viviendas, tal y como un vecino enseña en esta imagen:

Grietas en la fachada de una vivienda de San Fernando de Henares a consecuencia del MetroEste. Foto: 20 Minutos.
Grietas en la fachada de una vivienda de San Fernando de Henares a consecuencia del MetroEste. Foto: 20 Minutos.

Debemos exigir responsabilidades de lo que está pasando en el metro de Madrid

Como haría cualquier niño caprichoso y malcriado, los responsables del metro de Madrid nos han acostumbrado a ocultar y manipular la realidad a su favor. Y nos hemos dejado. Pero creo que es hora de que la ciudadanía exija la verdad sobre qué es lo que está pasando y se garantice que es seguro viajar en el metro. Es hora de que la ciudadanía pida responsabilidades a quienes presionaron a los excelentes ingenieros que tenemos para hacer obras de mala calidad. Es hora de que los auténticos responsables del despilfarro y de usar los informes técnicos como decoración (por no decir otra cosa) den la cara y, al menos, aunque no tuviera más consecuencias, reconozcan que lo han hecho mal.

Y, por supuesto, es hora de que todos valoremos y agradezcamos a todos los técnicos y trabajadores de Metro de Madrid S.A. que día tras día se dejan la piel para evitar que suceda algo que podría ser mucho peor.

PUBLICIDAD

1 comentario en “El metro de Madrid parece un juguete para políticos”

Deja un comentario

 

¿Quieres recibir noticias de trenes en tu correo?

Suscríbete y, como mucho, cada semana recibirás la última hora del mundo del ferrocarril.

Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web

You have Successfully Subscribed!