Tren de la serie 730 similar al del accidentado Alvia de Santiago en A Grandeira (Angrois), pasando por Santa Eufemia, León. Foto: rbrtsch.

Se reabre la investigación del Alvia de Santiago

Tren de la serie 730 similar al del accidentado Alvia de Santiago en A Grandeira (Angrois), pasando por Santa Eufemia, León. Foto: rbrtsch.
Tren de la serie 730, similar al del accidentado Alvia de Santiago, pasando por Santa Eufemia, León. Foto: rbrtsch.
  • La Audiencia Provincial de La Coruña da un vuelco al proceso al pedir que se investigue la seguridad en la línea.
  • El juzgado número 3 de Santiago deberá reabrir la investigación que podría desembocar en más imputaciones.
  • Hasta ahora, el único responsable legal del accidente es el maquinista pese a que el descarrilamiento se produjo por una cadena de errores.

El accidente ferroviario de Angrois, en el que 81 viajeros del Alvia de Santiago de Compostela fallecieron al tomar demasiado rápido una curva, vuelve a ser investigado. Así lo ha exigido la Audiencia provincial de La Coruña, que solicita que se tenga en cuenta la seguridad en las instalaciones.

PUBLICIDAD

Un rayo de luz para las víctimas

La reapertura de la investigación supone un alivio para las víctimas, que en todo momento se han mostrado contrarias a la imputación como único responsable al maquinista del tren. Tal y como se denuncia en la película Frankestein 04155, de la que te hablamos tras su estreno, han visto cómo los responsables de la cadena de fallos que provocaron el accidente se han librado de sus consecuencias.

En concreto, la Audiencia provincial exige que se investigue si realmente hubo una evaluación integral del riesgo de la línea en la que se incluyera la peligrosidad de la curva a la que hay que entrar a 80 km/h tras un tramo cuya velocidad máxima es de 200 km/h. Al parecer (y como se afirma en el documental), esta evaluación no se hizo por intereses electorales y, de confirmarse, podría suponer la imputación de más personas.

El maquinista no es el único responsable

Si bien es un hecho que el maquinista se distrajo antes de entrar a la curva y que el no frenar a tiempo fuera el desencadenante del accidente, fueron muchos más los factores que intervinieron en el descarrilamiento en la curva de A Grandeira. Algunos de ellos son:

  • Una curva construida a toda prisa. Meses antes de la inauguración de la línea, para poder usar el evento con fines electoralistas, se modificó el acceso a Santiago y se incluyó esta curva. El escaso margen de tiempo puede ser el motivo por el que no se realizara el estudio que ahora la Audiencia quiere que se investigue.
  • Sistemas de seguridad insuficientes. Es indudable que la fiabilidad del sistema ASFA [conoce qué es y cómo funciona] es muy alta, pero no suficiente para este caso. De haber estado correctamente instalado y activado el ERTMS (que se desactivó por motivos comerciales pese a los informes que hablaban de su obligatoriedad), seguramente el despiste no hubiera tenido consecuencias ya que este sistema supervisa la velocidad del tren.
  • Un polémico furgón generador. El vagón en el que se genera la energía eléctrica con la que se mueven los trenes de la 730 encargados del Alvia de Santiago, que fue el primero en descarrilar pese a que la cabeza pasó perfectamente por la curva, parece no cumplir con los requisitos técnicos exigidos inicialmente.

Justicia para el Alvia de Santiago

Este vuelco en el proceso judicial abre las puertas a que, por fin, se haga justicia de verdad en un caso que no puede quedarse con un único imputado. Si bien las vidas perdidas son irrecuperables y las secuelas psicológicas de los heridos y familiares no se compensan con dinero, lo mínimo que piden quienes han sufrido las consecuencias de este accidente es que se haga justicia.

Fuente: 20 minutos.

PUBLICIDAD

Deja un comentario