Un pimiento y un limón, anuncio de precaución

Con esta divertida y pegadiza rima, es como cientos de ferroviarios aprendieron el importante significado del anuncio de precaución, imprescindible para la fluidez de las circulaciones ferroviarias y de vital importancia para la seguridad. Esta rima nace a raíz de que los colores que presenta esta indicación, que son generalmente verde y amarillo.

El 592-201 "Atómico" junto a una señal mecánica  compuesta avanzada en anuncio de precaución junto a la estación de Utiel. Foto: Sergio Moreno.
El 592-201 “Atómico” junto a una señal mecánica compuesta avanzada en anuncio de precaución junto a la estación de Utiel. Foto: Sergio Moreno.

¿Qué es el anuncio de precaución?

Ordena al maquinista no exceder la velocidad de 30 km/h o la que indique el número de la pantalla (si la hubiese) al pasar por las agujas (conocidas popularmente como desvíos) situadas a continuación de la señal siguiente.

La tienda ferroviaria 15% de descuento

Al igual que en las ciudades tenemos semáforos que controlan el transito de coches y peatones, el ferrocarril también cuenta con señales luminosas (que no semáforos) para la regulación del trafico. El anuncio de precaución se indica haciendo lucir a la vez el verde y amarillo; por ello lo de un pimiento y un limón.

En algunas líneas todavía quedan señales mecánicas, aquellas que cambian su indicación en función de la posición que tengan, que también pueden indicar esta orden.

Señales de anunciuo de precaución utilizados en la REFIG

 ¿Por qué el anuncio de precaución?

Antes de explicarlo, hemos de tener en cuenta algunos conceptos básicos para entenderlo bien:

  • Señal Avanzada: es la señal luminosa o mecánica que está instalada antes de la señal de entrada.
  • Señal de Entrada: es la señal luminosa o mecánica que se encuentra instalada a la entrada de una estación.
  • Señal de Salida: es la señal luminosa o mecánica instalada a la salida de una estación.
  • Vías de circulación: las que se utilizan en la estación para la entrada, salida o paso de los trenes. Las otras vías de las que dispone la estación se conocen como vías de servicio.
  • Cambio de agujas: aparato destinado para que los trenes puedan circular de una vía a otra.
  • Bloqueo: sistema de seguridad por el que se coordina la circulación de trenes por la misma vía y consigue que mantengan una distancia suficiente entre ellos, para no colisionar en su marcha.

Una estación consta de dos o más vías. Cuando queremos que un tren efectúe su entrada por una vía de servicio de la estación, al tener la mayoría de estas vías un radio de curva un poco cerrado junto al cambio de agujas, es imprescindible hacer que el tren entre despacio, ya que en caso contrario descarrilaría.

Por eso, en la señal avanzada se indica el anuncio de precaución. De esa manera, el maquinista sabe que va a entrar a la estación por una vía de servicio, por lo que no puede exceder de 30 km/h al pasar por el cambio de agujas que esta situado a continuación de la siguiente señal; en este caso la señal de entrada.

Secuencia de señales

Podrá circular a una velocidad superior a los 30 km/h (siempre que el radio de curva y el estado de la vía lo permita), si en la señal luminosa que presenta el anuncio de precaución, se encuentra una pantalla alfanumérica o una chapa con forma de pajarita que le indique una velocidad distinta.

Anuncio de parada con pantalla y pajarita. Imágenes de Fernando Cedenilla

Historia del anuncio de precaución

Muy entrado en años, en el ferrocarril todos los aparatos y equipos eran manuales y muy rudimentarios, incluyendo los cambios de agujas y la señalización que eran de accionamiento totalmente mecánico.

En las estaciones de la líneas secundarias, los cambios de agujas eran manuales y en cada uno de ellos había una persona conocida como “mozo de agujas” o “guardagujas”. Este agente además de manipular dichos aparatos, también se apoyaba encima de la palanca (marmita) que los accionaba, para impedir que el cambio se moviera mientras pasaba el tren. De lo contrario, se produciría un descarrilo y con el contrapeso del que disponía esta palanca no era suficiente.

Por este motivo, los trenes siempre efectuaban el paso por la estación sin exceder los 30 km/h; por lo que las señales de aquellas nunca podían presentar la orden de vía libre que permite la circulación normal del tren.

Con el paso del tiempo, los cambios de agujas se fueron modernizando hasta nuestros días, con la gran ventaja de que ahora el paso por una estación puede ser con la marcha normal del tren y sin restricción alguna, siempre que las señales que están relacionadas con estos cambios de agujas, presenten la indicación de vía libre (señal en color verde).

PUBLICIDAD

1 comentario en “Un pimiento y un limón, anuncio de precaución”

Deja un comentario

 

¿Quieres recibir noticias de trenes en tu correo?

Suscríbete y, como mucho, cada semana recibirás la última hora del mundo del ferrocarril.

Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web

You have Successfully Subscribed!