Un viaje placentero

Hoy publicamos un poema de buenas noches, en el que mediante el uso de la metáfora se compara el descanso nocturno con un viaje en tren a lo largo de los días de nuestra vida, representados en estaciones de ferrocarril.

El Estrella Costa Brava en Madrid antes de inciar su viaje nocturno. Foto: Andrés Gomez.
El Estrella Costa Brava en Madrid antes de inciar su viaje nocturno. Foto: Andrés Gomez.

Un viaje placentero

¡Chuuuuuuuuuuu!
El silbato suena,
el tren ya parte.

En un asiento de primera clase
viajo al mundo de los sueños,
cómodamente mirando por la ventana
mientras me dejo llevar lentamente.

¡Sigue leyendo!Un viaje placentero

Relato breve: La estación, por Antonio Manfredi

Hay mucha gente con una capacidad increíble de crear auténticas maravillas literarias pero que, por diversos motivos, no llegan a ser conocidas como se merecen. Por eso, desde ahora en Ferro Cultura se apostará por difundir escritos -tanto en verso como en prosa- de autores poco conocidos, siempre relacionados con este apasionante medio de transporte como es el tren. Para empezar, nada mejor que un profundo relato ambientado en una estación. Una historia que nos podría pasar a cualquiera de nosotros cualquier día al coger un tren. Esto es La estación, escrito por Antonio Manfredi. El texto ha sido extraído de su blog en donde publica otras historias.

La estación

Durante meses había podido verla en el mismo lugar.

La señora estaba siempre sentada junto a la escalera mecánica, con sus rodillas pegadas a la cristalera que, desde lo más alto de la estación, nos separaba de los trenes que abajo en las vías iban y venían continuamente.

Con la mirada fija al frente, sin inmutarse ante el constante trasiego de viajeros que pasaban a su lado ignorando su presencia.

La primera vez que la vi no le preste demasiada atención. Al fin y al cabo solo era una persona mayor que utilizaba su tacatá para descansar mientras, suponía, esperaba su tren.

Y es que yo siempre acababa bajando al andén,  en busca de mi vagón, mientras ella se quedaba allí.

¡Sigue leyendo!Relato breve: La estación, por Antonio Manfredi

Oda a los trenes del sur

Uno de los poetas en legua hispana más importantes del siglo XX fue el chileno Pablo Neruda, conocido mayormente por sus odas. Nacido en Parral en 1904, durante sus 69 años de vida vivió en múltiples países, muchas veces empujado por sus ideologías políticas de izquierda. En 1971 recibió el más que merecido Premio Nobel de Literatura, que pudo disfrutar poco pues dos años después, el 23 de septiembre de 1973, falleció en condiciones poco claras, aunque oficialmente debido al cáncer de próstata que sufría.

Pablo Neruda en una fotografía de la revista argentina “Siete días ilustrados”.

Hijo de maquinista ferroviario, se confesó amante del olor al carbón y el humo de las locomotoras y dedicó algunos de sus poemas al tren. Entre ellos hoy se destaca Oda a los trenes del sur, en clara referencia a los ferrocarriles de la red sur chilena, cuyo comienzo dice:

¡Sigue leyendo!Oda a los trenes del sur