Cuentos breves para leer en el tren

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

Portada de Cuentos breves para leer en el tren. imagen: Punto de lectura.
Portada de Cuentos breves para leer en el tren. imagen: Punto de lectura.

Cuentos breves para leer en el tren

Es un recopilatorio de seis relatos breves escritos por Antón Chéjov, Charles Dickens, Arthur Conan Doyle, Thomas Mann, Mary Shelley, Bram Stocker y Marguerite Yourcenar. Con estos nombres, no es poco lo que se puede esperar de este libro publicado por Punto de Lectura.

Pese al título del libro, no todos los cuentos son de temática ferroviaria. No obstante sí que son ideales para acompañar al lector en un pequeño o grande viaje en tren debido a su corta longitud.

Accidente ferroviario

Entre las historias incluidas en Cuentos breves para leer en el tren, destaca esta de Thomas Mann. El germano es capaz de transportar al lector a un tiempo pasado en el que viajar en tren nocturno era bastante diferente respecto a ahora. El viaje, en un compartimento de primera clase, transcurre con normalidad hasta que algo afecta a la marcha del tren.

El Guardavías

El conocido escritor británico forma parte de este recopilatorio con este relato en el que se cuenta el encuentro entre el narrador y un peculiar guardavías en su caseta en el medio de la nada. Los hombres mantienen una peculiar conversación con tintes metafísicos y, aunque quedaron en reencontrarse, finalmente no pueden hacerlo.

Fuentes: Prisa Ediciones y Ciudaseva.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos transformando Trenvista

Y hemos lanzado una campaña de crowdfunding

Trenvista está evolucionando en un medio de comunicación profesional, con un equipo de personas que se dediquen a publicar todos los días noticias, artículos, contenidos de entretenimiento… ¡Y mucho más!

Para conseguirlo necesitamos que nos eches un cable. ¿Te animas?