El tren cinematográfico de Medvedkin

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

En Pinceladas nos encanta mostrar facetas diferentes del ferrocarril. A menudo hablamos de cómo puede servir para más propósitos que el transporte, lo versátil que puede llegar a resultar para campañas de publicidad o para otro tipo de actividades. Pues bien, esto de los usos no convencionales del ferrocarril no es algo nuevo, sino que existen varios ejemplos a lo largo de la historia. Hoy os presentamos uno de ellos, el llamado tren cinematográfico de Aleksandr Medvedkin.

La ingeniosa idea del tren cinematográfico la tuvo el inquieto Alexandr Medvedkin.
La ingeniosa idea del tren cinematográfico la tuvo el inquieto Alexandr Medvedkin. Foto: anuncios para coches.

El tren cinematográfico como herramienta soviética

Este tren cinematográfico fue la idea del cineasta soviético Medvedkin para grabar, montar y mostrar películas por todo el territorio sin necesidad de tener un laboratorio fijo. ¿Que cómo lo hizo? Pues él mismo lo explica:

Cartel del tren cinematográfico de Madvedkin.
Cartel del tren cinematográfico de Madvedkin. Foto: Ceeres.

«Cogimos tres vagones de pasajeros, vaciamos todo su interior, liberamos todo el espacio posible e instalamos los aparatos más importantes. Lo primero, lo más importante, el laboratorio, una mitad del vagón. La otra mirad se transformó en la sala de montaje. Al lado había un banco de animación para filmar los títulos y hacer los dibujos animados».

Medvedkin, que creía en el cine como herramienta de educación del pueblo y en usarla en favor de la Revolución, se dedicó a grabar la situación de las fábricas de todo el país. Su objetivo fundamental era aumentar la productividad, así que las películas se centraban en los errores de cada grupo de trabajo, a los que luego comparaba con otras fábricas similares que tenían una productividad más alta. Después se las mostraba a esos mismos trabajadores, para que vieran sus fallos y aprendieran de un buen ejemplo.

Era un tipo de cine documental que iba directo a la resolución de problemas, y que aprovechaba la impresión que causaba en los trabajadores al verse reflejados en la película, caracterizados como los héroes/villanos de la Unión Soviética.

El también director Chris Marker realizó un cortometraje sobre Medvedkin y su tren cinematográfico al que tituló El tren en marcha (1973). En él Marker intercala material de archivo, fotografías y una entrevista con el director ruso para dar a conocer esta genialidad.

Medvedkin inmortalizado

Cartel de El último bolchevique, de Chris Marker.
Cartel de El último bolchevique, de Chris Marker. Foto: Arsenevich.

Alexandr Medvedkin, militar reconvertido en cineasta, aprovechó su obra para criticar la inhumanidad del capitalismo. Pero no es conocido sólo por sus cintas. Además del corto que acabamos de mencionar, Chris Marker se centró en la figura de Madvedkin para crear su película El último bolchevique (1992).

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos transformando Trenvista

Y hemos lanzado una campaña de crowdfunding

Trenvista está evolucionando en un medio de comunicación profesional, con un equipo de personas que se dediquen a publicar todos los días noticias, artículos, contenidos de entretenimiento… ¡Y mucho más!

Para conseguirlo necesitamos que nos eches un cable. ¿Te animas?