Una de las fachadas de la nueva estación de Arnhem. Foto: Nelis Zevensloot.

Conociendo la renovada estación de Arnhem

En Pinceladas volvemos a hablar de arquitectura para descubrir la última versión de la estación de Arnhem, en Países Bajos. Una terminal futurista y armoniosa propia del norte de Europa.

PUBLICIDAD
Una de las fachadas de la nueva estación de Arnhem. Foto: Nelis Zevensloot.
Una de las fachadas de la nueva estación de Arnhem. Foto: Nelis Zevensloot.

Lavado de cara para la Estación de Arnhem

La estación de Arnhem due inaugurada el 14 de mayo de 1845 para dar enlace ferroviario a la ciudad con Ámsterdam, Emmerich, Leeuwarden y Nijmegen. Desde entonces la terminal había incrementado su importancia, haciéndose diversos cambios y remodelaciones a lo largo de los años (la última había sido en los años 50).

En la actualidad, es la novena estación con más tráfico de Países Bajos, atendiendo a una media de 40.000 pasajeros diariamente. Es por dicha importancia que hace ya 20 años se planteó una reestructuración importante, proyecto que no se vio terminado hasta el pasado 19 de noviembre.

Los andenes fueron uno de los primeros elementos remodelados en la estación de Arnhem. Foto: TijsB.
Los andenes fueron uno de los primeros elementos remodelados en la estación de Arnhem. Foto: TijsB.

La dilatación del proyecto en el tiempo ha complicado bastante su finalización ya que, como dicen sus responsables “en las últimas dos décadas la economía, la tecnología, la política y el entorno social han cambiado mucho”. Sin embargo, se muestran muy satisfechos con el resultado: “al centrarnos en nuestro fin último, la construcción real de esta magnífica estación, conseguimos superar todos los contratiempos y riesgos”.

Los detalles de la remodelación

El objetivo del proyecto, que quedó encargado a las empresas UNStudio, Arup, Ballast Nedam y BAM, era “crear una nueva puerta de entrada” para la ciudad, permitiendo que la reformada estación de Arnhem pudiese acoger a 110.000 viajeros diarios en 2020.

El proyecto, que ha costado en total 37.500 millones de euros, empezó a ver la luz en el año 2006, cuando se finalizó la construcción de los nuevos andenes y de la entrada temporal de la estación.

Más adelante, en 2011, se abrieron diversos túneles que permitían que algunos trenes pasaran bajo las vías de la superficie sin tener que interferir en el tráfico. También en ese año se desmanteló la entrada provisional.

Y por fin, el 19 de noviembre de este año se celebró la reinauguración oficial, que puso punto y final a 20 años de obras, tráfico interrumpido y molestias para los viajeros con un gran evento:

La nueva estación de Arnhem cuenta con grandes aparcamientos para coches y bicicletas, comercios y diferentes servicios. Esteticamente, destaca por su diseño futurista de un blanco inmaculado y su interesante techo.

De hecho, mejor que leerlo, será mejor que veáis vosotros mismos cómo ha quedado.

Fuentes: Railway Gazette y Plataforma arquitectura.

PUBLICIDAD

Deja un comentario