Tren al Sur, de Los Prisioneros

Estrenamos la categoría de Canciones ferroviarias compartiendo este conocido tema del grupo chileno Los Prisioneros, llamado Tren al Sur. Hace referencia al servicio que partía de Santiago e iba hacia el sur por la única línea ferroviaria con servicios de larga distancia de pasajeros.

La canción fue estrenada en el año 1990, una época en la que el ferrocarril chileno sufría un gran abandono y era considerado un medio de transporte para pobres debido a la mala calidad del servicio y los grandes tiempos de viaje. En el vídeo oficial, que se muestra acontinuación, se muestra cómo era el sistema ferroviario de la época.

Con el tiempo, Tren al Sur se ha convertido en un himno del ferrocarril chileno y un gran recuerdo de lo que eran los trenes en los años 90. La letra de la canción se puede leer en musica.com

¡Sigue leyendo!

Canciones ferroviarias: nuevo en Ferro Cultura

La actividad de Ferro Cultura no ha sido muy elevada desde su creación el verano pasado debido a distintos factores. Pero para darle vitalidad al blog, todos los jueves a partir de hoy 4 de abril se publicará una nueva entrada de la sección canciones ferroviarias.

La música es uno de los artes más importantes a nivel mundial; está presente en todos los sitios y medios de comunicación. Sirve de complemento a los diálogos de las películas, como fondo en un anuncio, como sintonías de radio o simplemente para escucharla y entretenerse.

Ferro Cultura estrena canciones ferroviarias
Logotipo de Ferro Cultura

¡Sigue leyendo!

¡Marche el tren!

La historia que os voy a contar surgió hace un par de años y permanecerá por siempre en mis mejores recuerdos.

Iba en el tren Regional que había salido de Madrid con destino Valencia San Isidre. Adif me había llamado hace un par de semanas para darme mi primer trabajo en la empresa, tras haber superado el curso de jefe de estación.

Mi nuevo lugar de trabajo sería Chiva, un pequeño pueblo valenciano.

Acomodado en mi asiento, iba pensando en mi nueva ocupación y lo que me depararía ese destino. Tenía miedo y a la vez ilusión por saber lo que me reservaba el futuro en esa estación de pueblo. Mirando por la ventanilla concentrado en el paisaje, que pasaba de forma fugaz, con tristeza me venía a la memoria todo lo que dejaba en la capital española: mis amigos, mi familia, mis compañeros del curso de formación… Pero tenía que concienciarme de que una nueva etapa de mi vida comenzaba y debía ser optimista.

Tren 592 de Renfe Cercanías en la desaparecida estación de Riba Roja de Turia. Foto: Andrés Ignacio Martínez Soto.
Tren 592 de Renfe Cercanías en la desaparecida estación de Riba Roja de Turia. Foto: Andrés Ignacio Martínez Soto.

¡Sigue leyendo!

Un viaje placentero

Hoy publicamos un poema de buenas noches, en el que mediante el uso de la metáfora se compara el descanso nocturno con un viaje en tren a lo largo de los días de nuestra vida, representados en estaciones de ferrocarril.

El Estrella Costa Brava en Madrid antes de inciar su viaje nocturno. Foto: Andrés Gomez.
El Estrella Costa Brava en Madrid antes de inciar su viaje nocturno. Foto: Andrés Gomez.

Un viaje placentero

¡Chuuuuuuuuuuu!
El silbato suena,
el tren ya parte.

En un asiento de primera clase
viajo al mundo de los sueños,
cómodamente mirando por la ventana
mientras me dejo llevar lentamente.

¡Sigue leyendo!

Relato breve: La estación, por Antonio Manfredi

Hay mucha gente con una capacidad increíble de crear auténticas maravillas literarias pero que, por diversos motivos, no llegan a ser conocidas como se merecen. Por eso, desde ahora en Ferro Cultura se apostará por difundir escritos -tanto en verso como en prosa- de autores poco conocidos, siempre relacionados con este apasionante medio de transporte como es el tren. Para empezar, nada mejor que un profundo relato ambientado en una estación. Una historia que nos podría pasar a cualquiera de nosotros cualquier día al coger un tren. Esto es La estación, escrito por Antonio Manfredi. El texto ha sido extraído de su blog en donde publica otras historias.

La estación

Durante meses había podido verla en el mismo lugar.

La señora estaba siempre sentada junto a la escalera mecánica, con sus rodillas pegadas a la cristalera que, desde lo más alto de la estación, nos separaba de los trenes que abajo en las vías iban y venían continuamente.

Con la mirada fija al frente, sin inmutarse ante el constante trasiego de viajeros que pasaban a su lado ignorando su presencia.

La primera vez que la vi no le preste demasiada atención. Al fin y al cabo solo era una persona mayor que utilizaba su tacatá para descansar mientras, suponía, esperaba su tren.

Y es que yo siempre acababa bajando al andén,  en busca de mi vagón, mientras ella se quedaba allí.

¡Sigue leyendo!

Oda a los trenes del sur

Uno de los poetas en legua hispana más importantes del siglo XX fue el chileno Pablo Neruda, conocido mayormente por sus odas. Nacido en Parral en 1904, durante sus 69 años de vida vivió en múltiples países, muchas veces empujado por sus ideologías políticas de izquierda. En 1971 recibió el más que merecido Premio Nobel de Literatura, que pudo disfrutar poco pues dos años después, el 23 de septiembre de 1973, falleció en condiciones poco claras, aunque oficialmente debido al cáncer de próstata que sufría.

Pablo Neruda en una fotografía de la revista argentina “Siete días ilustrados”.

Hijo de maquinista ferroviario, se confesó amante del olor al carbón y el humo de las locomotoras y dedicó algunos de sus poemas al tren. Entre ellos hoy se destaca Oda a los trenes del sur, en clara referencia a los ferrocarriles de la red sur chilena, cuyo comienzo dice:

¡Sigue leyendo!