Hell On Wheels, la serie western más ferroviaria

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenidos

El tren que acabó con las diligencias

La llamada primera línea transcontinental recorre un total de 2.849 kilómetros desde Omaha a Sacramento, y supuso una auténtica revolución económica. Hasta entonces, y dadas las vastas distancias entre poblaciones, cruzar el país era una peligrosa y costosa hazaña que requería meses de viajes en caravana de carromatos.

Si bien la zona Este de Estados Unidos sí presentaba una red ferroviaria organizada, ésta sólo llegaba hasta Iowa, en el medioeste americano. Una vez acabada la Guerra de Secesión en 1965, dos enormes compañías ferroviarias, la Union Pacific y la Central Pacific, se lanzaron a construir las vías del tren cada una desde un lugar del mapa y peleando por llevarse las subvenciones correspondientes, hasta que el Gobierno las obligó a unir sus líneas en Promontory, Oregon.

Imagen de Hell On Wheels. © Fanpop
Imagen de Hell On Wheels. © Fanpop

Como puede imaginarse, la construcción fue una tarea casi imposible que requería unos recursos enormes. Se idearon una suerte de ciudades ambulantes de trabajadores que seguían la construcción, unas caravanas donde el los albañiles vivían en constante movimiento, larguísimas jornadas de trabajo, riesgos como la manipulación de nitroglicerina para cavar túneles y un nivel de vida, en general, muy bajo.

Hell On Wheels, un retrato de violencia y ambición

La adaptación de la historia sigue las aventuras de Cullen Bohannan, un ex-soldado confederado de la guerra civil que en 1865 se une al pueblo móvil que construye la red ferroviaria. Sus compañeros de viaje son sobre todo antiguos esclavos, inmigrantes irlandeses, matones y gente de dudosa reputación dirigidos por el ambicioso Thomas C. Durant, presidente de la Union Pacific.

La auténtica misión de Cullen, más allá de conseguir trabajo, es encontrar a los responsables del asesinato de su esposa e hijo durante la guerra, pero pronto descubrirá que la violencia que creía haber dejado atrás no queda tan lejos de su brutal nuevo escenario.

La serie, cuya cuarta temporada se estrenará en verano de este año y que España pudimos ver en Cuatro, es un western que puede recordad a la gran Deadwood en su estética y su violencia realista, además de una serie fantásticamente rodada y llena de personajes moralmente ambiguos que intentan adaptarse a una realidad social cambiante.

Fuentes: AMC, Hitfix, Wikipedia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos transformando Trenvista

Y hemos lanzado una campaña de crowdfunding

Trenvista está evolucionando en un medio de comunicación profesional, con un equipo de personas que se dediquen a publicar todos los días noticias, artículos, contenidos de entretenimiento… ¡Y mucho más!

Para conseguirlo necesitamos que nos eches un cable. ¿Te animas?

backlink paneli php shell hacklinkhacklink alhacklink panel marsbahis bahsegel betnano jojobet